*) Mauro Mendiburu Benedetto

 

Días pasados, la Universidad Católica del Uruguay dictó una conferencia abierta para tratar el tema de los resultados de su investigación sobre el perfil del ahorrista uruguayo. El estudio es muy interesante, considerando que el ahorro es la base macroeconómica de la inversión; y asimismo el sustento microeconómico del bienestar futuro de cada agente económico.

La Ec. Silvia Vázquez, docente e investigadora de dicha institución, explicó detalladamente la estructura del estudio, y de las principales conclusiones que se derivan del mismo. Enumero algunas de ellas, las cuales resultan en sí explicativas:

1) El 70% de los compatriotas tienen ingresos suficientes como para cubrir sus necesidades, el 41% tiene exceso de ingresos sobre sus gastos, pero solamente el 25% declara haber ahorrado el mes anterior.

2) La mitad de quienes efectivamente ahorran, no lo hacen a través del sistema financiero. Esto es, no aprovechan la rentabilidad del mismo y por consiguiente, es altamente probable que sus ahorros tengan rendimientos negativos, y no redunden en mayor consumo futuro.

3) Existe un claro error conceptual del ahorro, confundiéndose el mismo con economizar en el gasto.

4) Cuanto mayor es el número de años de estudio del individuo, mayor es su nivel de ahorro.

5) Los jóvenes hasta 40 años en promedio ahorran más que el resto de la población.

6) Alrededor del 90% de los ahorristas uruguayos, ahorran en el país y no en el exterior.

Claramente se manifiesta un desconocimiento de los instrumentos financieros para el ahorro, y de las ventajas derivadas del mismo. El consumir hoy el exceso de ingresos sobre el gasto, sin evaluar su valor de consumo futuro, es pensamiento relativamente corriente entre los compatriotas. La misma ley de Inclusión Financiera, que intenta dar a los consumidores las ventajas derivadas del mismo sistema, no parecen conquistar al público consumidor, más allá que son los consumidores los grandes beneficiados de la misma.

El analfabetismo financiero no solo se refleja en confusiones de agentes consumidores, como las mencionadas de economizar igual a ahorrar; lo vemos diariamente en expresiones públicas de empresarios con errores importantes en esta materia, o hasta en la propia prensa donde algunos periodistas especializados confunden términos de base para cualquier conocedor del mundo financiero.

Sin lugar a dudas, este desconocimiento permite que solo unos pocos puedan obtener rentabilidad del sistema financiero, mientras que el grueso de la población redistribuye ingresos a favor de los primeros. Y ello incluye al Estado nacional y departamental, que es una máquina de endeudarse sin profundidad en el análisis de sus gastos.

Si el lector se siente predicando en el desierto en estos temas, le queda el consuelo de integrar el grupo receptor de los beneficios, aunque sea la minoría de la población uruguaya, la misma minoría que podrá disfrutar de las ventajas de un buen sistema de ahorros.

*) Es Master en Economía Financiera por la Univ. of London-SOAS, UK. Se desempeña actualmente como Profesor de Economía de la Universidad de la República (CURE-Maldonado) y de la Universidad Católica del Uruguay (Sede Punta del Este). Es asesor de inversiones financieras.

e-max.it: your social media marketing partner

 

COLUMNAS INVITADOS

  • 1
  • 2
  • 3
El ahorro en Uruguay

El ahorro en Uruguay

Por el Ec. Mauro Mendiburu

SUICIDIO: Un grito silente

SUICIDIO: Un grito silente

Por el Psic. Manuel F. Zavala Ayala

Argentina. Un traspie inoportuno

Argentina. Un traspie inoportuno

Por el Ec. Mauro Mendiburu

“Es lo que hay valor”

“Es lo que hay valor”

Por Daniel Pelenur MBA

El ajuste a la uruguaya

El ajuste a la uruguaya

Por el Ec. Mauro Mendiburu