Leandro Gastón Tabeira Barbosa, aunque tiene solo 22 años, su reincidencia en el delito hace pensar que es irrecuperable.Leandro Gastón Tabeira Barbosa, aunque tiene solo 22 años, su reincidencia en el delito hace pensar que es irrecuperable.Los autores tienen 22 y 19 años y ya poseen varios antecedentes penales; fundamentalmente el mayor de ellos que incluso estuvo en prisión preventiva por la presunta autoría de una rapiña en agosto del año pasado que finalmente no fue probada.

El Juez Penal de San Carlos, condenó a 5 meses de prisión efectiva a Leandro Gastón Tabeira Barbosa, de 22 años, quien a pesar de su corta edad ya posee innumerables delitos de todo tipo; esta vez le imputaron dos hurtos, en régimen de reiteración real.

Asimismo, Lucas Andrés Britos Tabeira, de 19 años y también poseedor de antecedentes penales, fue condenado a 3 meses de prisión efectiva como autor de un delito de hurto. Sobre ambos recaía orden de detención y fueron atrapados por personal policial del Distrito 3.

Ambos delincuentes, eran buscados luego de probarse fehacientemente que habían robado días atrás una farmacia ubicada en avenida Alvariza y calle 18 de Julio; en uno de los casos participaron los dos, y en el otro solamente Leandro Gastón Tabeira Barbosa.

Es imparable

Leandro Gastón, a pesar de su corta edad ha cometido todo tipo de delitos en San Carlos; la última vez que lo enviaron a prisión preventiva por 90 días, nada menos que por un presunto delito de rapiña y otro de amenazas a efectivos policiales, fue el viernes 23 de agosto del año pasado.

Queda claro que por aquellas imputaciones no fue condenado ya que gozaba de plena libertad. Había sido detenido tras cometer un atraco en un comercio de calle Carlos Cal, en la ciudad de San Carlos, donde habría amenazado a una empleada con extraer un arma que llevaría entre sus ropas.

Apenas denunciado el hecho se desató un importante operativo de búsqueda del autor, el que fue localizado poco más tarde. Cuando los policías descendieron del móvil, Leandro Gastón Barbosa sacó a relucir un arma blanca, de la que se descartó al tiempo de comenzar a disparar.

Tras correr varias cuadras, se introdujo en una zona de montes de la costanera Gral. Artigas y calle 25 de Agosto, donde la Policía aplicó una “pinza” logrando detenerlo poco más tarde. Fue inmediatamente trasladado a dependencias policiales quedando a disposición Fiscal.

En aquel momento hacía muy pocos días que había recuperado la libertad luego de haber sido enviado a la cárcel a mediados del mes de mayo de ese mismo año, como autor de un delito de hurto. El Juez Penal de 2° Turno de San Carlos lo condenó a 3 meses de prisión efectiva.

Había robado en un supermercado de avenida Andrés Ceberio, junto a otro individuo, comestibles y productos de perfumería. Es recordado además, porque en 2016 fue denunciado por sus propios abuelos cuando intentó agredirlos por su abstinencia a las drogas.

e-max.it: your social media marketing partner