Se trata de un joven delincuente domiciliado en La Capuera, que ha cometidos distintos delitos en Maldonado, pero la mayoría en el entorno de la zona donde reside.

Aquella vez fue penado con medidas sustitutivas a la prisión, pero ahora terminó en la cárcel por el hurto de dos motos, y de distintos productos de un comercio en dos oportunidades.

Lo detuvo la Policía en avenida Batlle y Ordóñez, en Maldonado, en momentos que descendía de un automóvil al que ya le había arrancado un parlante. El imputado contaba con otros antecedentes por este mismo tipo de delitos.

Fue detenido junto a otro hombre y una mujer, poco después de intentar ingresar a un comercio de calle Florida, en la ciudad de Maldonado.

Ambos casos ocurrieron la madrugada del viernes de la pasada semana, cuando fue observado un hombre intentando abrir coches estacionados en Maldonado, hasta que logró ingresar a uno; y en otro caso, a cuatro jóvenes a bordo de una moto que resultó ser robada.

Al ser detenido, el individuo, de 57 años, llevaba entre sus ropas 81 lágrimas de clorhidrato de cocaína, y 4 cogollos de cannabis.

Según informó la Policía, el caso fue denunciado por la madre de la víctima el 4 de agosto y a diferencia de otros recientemente conocidos, tuvo una rápida resolución en el ámbito judicial. El presunto depravado está cumpliendo prisión preventiva en tanto se completa la investigación.

El imputado estará 18 meses en prisión como autor de varios delitos cometidos en José Ignacio y Punta del Este.

Ocurrió en la ciudad de San Carlos la madrugada del jueves último, cuando una llamada telefónica alertó a la Policía sobre la presencia de un sujeto manipulando sospechosamente partes del rodado.

Todos fueron imputados por negociación de sustancias estupefacientes, en tanto uno de ellos también sumó el delito de tráfico interno de arma de fuego y municiones. Los tres cumplen prisión preventiva por 120 días.

La denuncia por estos hechos se remonta al año 2020, pero recién en los últimos días el presunto pervertido compareció ante la Justicia siendo formalizado hasta tanto se complete la larga investigación, en principio, en un periodo de otros 120 días.

El imputado ya tenía otros antecedentes por agresiones a peatones y a un conductor de ómnibus, por lo cual la pena aplicada incluye la obligación de asistirse con un psiquiatra que le indique un tratamiento de control de la ira.

Lo descubrieron porque portaba tobillera electrónica desde el mes de enero y todo el recorrido realizado el día que cometió el hurto y otros dos, restaba registrado en las computadoras del Dimoe.

Imagen referencialEl hecho ocurrió cuando le solicitó a un hombre si no la “arrimaba en su coche”. Fue detenida horas después portando, entre otras cosas, un arma de aire comprimido.

Se trata de un joven de solamente 23 años, que ya tenía en su haber cuatro antecedentes, la mayoría por el delito de receptación aunque se supone que fue el autor de distintos robos a lo largo de los años. Su zona de influencia en todos los casos, es entre Piriápolis y balneario Las Flores.