Cuñetti Gallo, muy conocido por la Policía de Maldonado ahora fue condenado por la Justicia de Rivera, por integrar una banda de estafadores.Cuñetti Gallo, muy conocido por la Policía de Maldonado ahora fue condenado por la Justicia de Rivera, por integrar una banda de estafadores.Un trabajo coordinado entre Investigaciones de la Policía de Rivera y la Unidad de Investigación y Análisis Penitenciario de la unidad de reclusión N° 12 de Cerro Carancho, desarticuló una banda que se dedicaba a estafar a través de las redes sociales. Entre los integrantes, había un delincuente de Maldonado poseedor de varios antecedentes por decenas de robos cometidos en todo el departamento.

 

La denominada operación “Estribo” que concluyó con tres personas condenadas, se inició en el mes de mayo luego que se le incautara un teléfono celular a un recluso de la unidad de Cerro Carancho, en Rivera. Del análisis del aparato surgió que estaría realizando estafas a través de redes sociales.

Publicaba distintos artículos para la venta, pero una vez que encontraba un cliente y recibía el giro del dinero por el producto vendido, lo bloqueaba. Para esta burda maniobra, contaba con la participación de dos familiares de otros reclusos, que cobraban el dinero depositado en las redes de cobranzas.

Con apoyo de investigadores de Artigas y Montevideo hubo dos allanamientos: en Artigas se detuvo a una joven de 21 años y se incautaron 3 teléfonos celulares, y una tarjeta de débito Mi Dinero de la que era titular; y en Montevideo se detuvo a otra mujer de 31 años y a un hombre de 27.

En el domicilio de estos últimos, la Policía decomisó una pistola Glock que se encontraba requerida por hurto en la ciudad de Durazno desde 2013. Además, se incautaron 17 proyectiles 9m.m. y $ 136.555. Finalmente, desde la cárcel de Las Rosas fue trasladado a Rivera un conocido ladrón.

Se trata de Carlos Rodrigo Cuñetti Gallo, de 30 años, delincuente poseedor de infinidad de antecedentes por decenas de robos de todo tipo en el departamento de Maldonado, que terminó condenado a 18 meses de prisión como autor de un delito continuado de estafa.

Por idéntico delito fue condenada la joven de 21 años detenida en Artigas, pero a 24 meses de libertad a prueba; y también el joven de 27 años de Montevideo que resultó imputado por un delito de receptación, y deberá cumplir una pena de 2 años de penitenciaría.

La mujer de 31 años detenida en el allanamiento concretado en Montevideo recuperó la libertad; en tanto, otros cinco reclusos están siendo investigados por su presunta vinculación con estas maniobras. No se informó el monto de las estafas cometidas por la banda.

Figura muy conocida

Carlos Rodrigo Cuñetti Gallo, había sido condenado por última vez en Maldonado, el miércoles 15 de agosto del año 2018, como autor de un delito de receptación, y 4 delitos de hurto especialmente agravados, uno de ellos en grado de tentativa y todos en régimen de reiteración real.

Todo comenzó a derrumbarse para este ladrón -que se caracteriza por atacar sistemáticamente en determinada zona hasta que es apresado-, el sábado 11 de agosto de aquel año cuando en la madrugada se requirió la presencia policial en el barrio Parque del Golf de Punta del Este.

A la altura de calle Pocitos y avenida Laureano Alonso Pérez, se había activado la alarma de una finca. De la propiedad, mediante la rotura de una ventana de la cocina, desconocidos habían hurtado un televisor, varias prendas de vestir, así como un par de calzado deportivo.

Un exhaustivo trabajo de personal de Investigaciones de la Zona Operacional 2, pudo establecer con certeza quien había sido el autor del ilícito. Todo apuntó a Cuñetti Gallo cuya presencia pudo ser detectada en inmediaciones del citado barrio residencial de Punta del Este.

El martes 14, la Policía llegó en el momento justo que intentaban ingresar mediante la rotura de una ventana, a una finca de calles De la Paloma y Curupay, en la misma zona. Al activarse la alarma, dos desconocidos huyeron raudamente en una moto por lo cual se inició una persecución.

Mientras en la finca se constató la rotura de la puerta principal, los efectivos policiales actuantes lograron detener a uno de los responsables: se trataba de

Carlos Rodrigo Cuñetti Gallo quien fue inmediatamente trasladado a dependencias de Investigaciones de Zona 2.

Allí, como en otras ocasiones que terminó apresado, no tuvo empacho en confesar su participación en 4 robos, aunque se presumió que pudo haber cometido más; la moto en la que intentó escapar junto a su compinche (que quedó plenamente identificado), era robada.

Antes, en septiembre de 2017, había marchado a prisión por un hurto cometido en el depósito de un comercio de la ciudad de Maldonado; había sido detenido por personal policial a la altura de calles Dr. Edye y 19 de Abril. Y en junio de 2016, ya había sido imputado por otro robo.

En octubre de 2014, en medio de un gigantesco operativo que involucró a policías de varias dependencias, e incluyó media docena de allanamientos en La Capuera y Maldonado, se recuperaron una infinidad de efectos robados durante los meses anteriores por este mismo delincuente.

Personal del destacamento de Sauce de Portezuelo, dependiente de la seccional 11ª de Piriápolis, estaba siguiendo los pasos de Carlos Rodrigo Cuñetti Gallo, ya que habían surgido elementos que vinculaban al conocido ladrón con la racha de robos perpetrados en distintas zonas.

Tras su detención y durante extensos interrogatorios, terminó reconociendo la autoría de 8 robos en propiedades de Sauce de Portezuelo y La Capuera, y de motos en Pan de Azúcar y José Ignacio. Fue a prisión por 8 delitos de hurto especialmente agravados en reiteración real.

Finalmente, en septiembre del año 2013 había sido enviado a la cárcel por la autoría de 3 delitos de hurto agravados por la penetración domiciliaria, 2 de ellos por la pluriparticipación, en régimen de reiteración real; en uno fue autor y en los restantes coautor.

En aquella ocasión fue sometido a la Justicia Penal de la ciudad de San Carlos, ya que fue en zonas de campaña de las inmediaciones donde había cometido los robos. Dos en jurisdicción de la seccional policial 9ª de La Coronilla y el restante en una chacra de Ruta 39.

e-max.it: your social media marketing partner