Una de las tantas escuelas rurales del departamento de Maldonado, ubicada sobre la Ruta Interbalnearia, entre Pan de Azúcar y MaldonadoUna de las tantas escuelas rurales del departamento de Maldonado, ubicada sobre la Ruta Interbalnearia, entre Pan de Azúcar y MaldonadoLos docentes sostienen que Maldonado es un departamento turístico por excelencia, y que quienes habitan zonas alejadas de los centros urbanos son en su mayoría caseros y/o empleados de estancias o emprendimientos turísticos, cuyos dueños son mayoritariamente extranjeros o montevideanos. Denuncian que la decisión del gobierno tiene una mirada urbana basada en la distancia de Montevideo, pero que no contempla otros aspectos claves.

 

El comunicado del colectivo de maestros rurales de Maldonado, emitido este jueves 6 de abril, expresa el rechazo a la medida anunciada por el presidente de la República, confirmando el probable inicio de las clases presenciales en más de 970 escuelas rurales de todo el país, el 22 del mes en curso.

Expresa su preocupación “sobre lo que parece ser un desconocimiento de la situación actual de nuestras escuelas y los procesos que desde allí se generan”, al tiempo que se remarca que particularmente Maldonado es una departamento turístico por excelencia y su dinámica es muy particular.

Explican que quienes viven en los territorios más alejados de los centros urbanos son en su amplia mayoría caseros y/o empleados de estancias y/o chacras turísticas, emprendimientos productivos “cuyos dueños son en su gran mayoría procedentes de la capital o del extranjero…”.

Los docentes de escuelas rurales de este departamento, agregan que esos empresarios cuentan con medios propios para acceder a sus propiedades y que, “nos consta están en cumplimiento, muchos de ellos, de su cuarentena en dichas propiedades por indicación médica”.

“De hecho, existe una comunidad educativa que cuenta con alumnos que se encuentran en contacto directo con familiares e individuos del entorno cercano al casamiento que dio origen a la propagación del virus y que es de público conocimiento”, subraya el comunicado.

Sostienen que en el actual escenario, hay muchos docentes y auxiliares que pertenecen a la población de riesgo por presentar diversas patologías, así como niños con problemas respiratorios, “cuya asistencia a nuestras instituciones en los días de invierno es intermitente por esa razón”.

También destacan que los viajes que tanto auxiliares de servicio como docentes realizan desde los distintos centros poblados a las escuelas, “también son potencialmente focos de propagación de la enfermedad”, por lo que, la medida anunciada aumenta la preocupación.

La conectividad

Otro punto en el que hacen foco los docentes, tiene que ver con la conectividad, en el entendido de que quienes no puedan acceder a plataformas virtuales de enseñanza, que son muy pocos, “no implica el rompimiento de los procesos educativos ni comunitarios y ello es algo que el poblador rural conoce en demasía”.

A modo de ejemplo mencionan que días sin energía eléctrica por tormentas o pasos de arroyos cortados por inundaciones, han dejado escuelas aisladas en un escenario permanente en los días de invierno, “y ello jamás ha representado un rompimiento ni de los vínculos comunitarios ni de los procesos educativos”.

Finalmente plantean varias interrogantes y sostienen que la mirada urbana de la realidad de las poblaciones rurales, tildadas de “alejadas”, es por su distancia de Montevideo, “pero en nuestros territorios hay comunidades, hay niños, niñas y adultos mayores que merecen ser sujetos de cuidado y atención…”.

Reivindican que el cuidado y la atención va mas allá de lo educativo, y abarca la salud, “este derecho donde este colectivo se expresa, se aferra y se sostiene como tal y se une al eco del resto de los docentes de más de mil escuelas rurales del país”. El comunicado público, fue elevado a la Fum.

e-max.it: your social media marketing partner