César Alejandro Amaro Amaro, no camina demasiado y como otras veces habría robado una finca cerca de donde vive en Punta del Este.César Alejandro Amaro Amaro, no camina demasiado y como otras veces habría robado una finca cerca de donde vive en Punta del Este.Ambos son poseedores de varios antecedentes penales, los últimos por delitos cometidos este mismo año. Uno de ellos fue condenado por el delito de receptación; en tanto el otro cumple prisión preventiva mientras se lo investiga por un hurto.

 

El viernes de la pasada semana, personal de la URPM del Distrito 2 realizaba tareas de patrullaje a la altura de calles Isabel de Castilla y Minas, en la zona del asentamiento Kennedy de Punta del Este, cuando observó el desplazamiento de un hombre llevando sospechosamente una serie de efectos.

Los policías decidieron identificarlo, tratándose de César Alejandro Amaro Amaro, de 40 años, un sujeto poseedor de varios antecedentes penales. Llevaba consigo una bordeadora, una desmalezadora, machetes, un hacha, y vajilla, cuya procedencia no pudo justificar.

Fue trasladado a dependencias de Investigaciones del Distrito 2, donde tras ser indagado quedó a disposición Fiscal. La Justicia, lo condenó a 8 meses de prisión efectiva como autor penalmente responsable de un delito de receptación; los efectos eran robados de una finca de avenida San Remo.

Este sujeto, posee dos antecedentes, uno de diciembre de 2018 cuando fue a la cárcel por un delito de hurto especialmente agravado, y el último de febrero de este mismo año cuando volvió tras las rejas por un delito de hurto en grado de tentativa, tras intentar robar en una vivienda de Punta del Este.

El 8 de febrero, integrantes de una familia que se alojaba en una finca de calles De los Eucaliptos y De los Pinos, en el barrio San Rafael de Punta del Este, sorprendieron a un desconocido en el preciso momento que intentaba ingresar a la propiedad con fines de hurto.

Tras el llamado a la Policía, una dotación se hizo presente en el lugar, haciéndose cargo del delincuente que tras ser sorprendido había sido reducido por los dueños de casa. Se trataba de César Alejandro Amaro Amaro. Los denunciantes, acotaron que el día anterior ya habían cometido un robo.

Habían forzado la reja de una ventana lateral, logrando llevarse herramientas manuales y eléctricas, y dejando otras preparadas para llevar seguramente en otro momento. Sin embargo, César Alejandro Amaro no admitió haber cometido ese robo aunque igualmente terminó ante la Justicia.

A falta de pruebas, el Juez Penal de 4° Turno de Maldonado lo condenó a 7 meses de prisión efectiva, solamente como autor de un delito de hurto agravado, en grado de tentativa, lo que significa que hace poco más de dos meses que recuperó la libertad y volvió a robar en la misma zona.

En AiguáHéctor Fabian Larrosa Correa, a pesar de haber pasado por la Justicia otras dos veces este mismo añoHéctor Fabian Larrosa Correa, a pesar de haber pasado por la Justicia otras dos veces este mismo año

A todo esto, en un Juzgado Penal de la ciudad de San Carlos, fue formalizado Héctor Fabián Larrosa Correa, de 48 años y poseedor de dos antecedentes penales de este mismo año; como medida cautelar se dispuso la privación de su libertad por el término de 60 días.

El domingo 1° de noviembre, fue detenido por efectivos policiales de la seccional 8ª de Aiguá, cuando se desplazaba con una serie de efectos cuya procedencia legal no pudo justificar; luego se probaría que eran producto de un hurto en una finca de avenida Batlle y Ordóñez de esa ciudad.

Tras ser indagado, Larrosa Correa quedó a disposición Fiscal y compareció ante la Justicia que lo emplazó para la jornada del viernes 13. Ese día fue formalizado, en tanto se avanza en la investigación para determinar si se le imputa un delito de hurto o eventualmente receptación.

Este hombre, el 28 de mayo de este había sido imputado por producción de sustancias estupefacientes, pero no fue a prisión; el 8 de junio fue imputado por un delito de tráfico de armas y terminó tras las rejas, condenado a 3 meses de prisión y a otros 3 de libertad vigilada.

El domingo 7 de aquel mes, personal policial que patrullaba en moto por Ruta 39, a la altura de calle Juan José Muñoz, en la periferia de la ciudad de Aiguá, avistó a un individuo que debía estar guardando arresto domiciliario nocturno por un dictamen judicial de hacía pocos días.

El sujeto, apenas vio a los efectivos emprendió la fuga en dirección a un campo, donde luego fue detenido con apoyo de policías que llegaron desde la seccional 8ª de Aiguá. A pocos metros del sitio de la detención, se encontró un revolver marca Taurus, calibre 38, tapado con un buzo.

El detenido fue identificado como Héctor Fabián Larrosa Correa, quien luego fue trasladado ante la Justicia Penal de San Carlos, donde resultó imputado por un delito de tráfico interno de armas. Solo 10 días antes se le había impuesto arresto domiciliario nocturno.

En ese momento era investigado por la presunta comisión de un delito de producción de estupefacientes, luego de haber sido detenido el 27 de mayo por personal de Investigaciones del Distrito 3, apoyado por efectivos policiales de la seccional 8ª de la ciudad de Aiguá, en el kilómetro 61 de Ruta 39.

Los investigadores con base en San Carlos, habían recibido información precisa sobre el desplazamiento de un coche, cuyos ocupantes podrían portar armas de fuego y/o estupefacientes, por lo cual se estableció un control y apenas fue ubicado el vehículo, se procedió a su detención.

Al tiempo que los ocupantes fueron identificados, en la valija se habrían encontrado sustancias estupefacientes, aunque la Policía no reveló que cantidad y tipo. Los detenidos, J.L.P.C., de 30 años, y Larrosa Correa, fueron trasladados a dependencias policiales de Aiguá.

Posteriormente, fueron allanados los domicilios de los detenidos, donde se ubicaron varias dosis de cocaína y marihuana, así como una pistola de aire comprimido, entre otros objetos. Los dos hombres fueron trasladados hacia San Carlos donde comparecieron ante la Justicia.

e-max.it: your social media marketing partner