banner encuesta 2019

La instalación de geotubos en la zona de la desembocadura del arroyo Maldonado, en La Barra, sigue generando polémicas. Mientras la Dinama sostiene que la instalación se realizó sin autorización, la directora de Medio Ambiente de la Intendencia de Maldonado, dijo que había razones de urgencia para concretar la obra.

La ingeniera Betty Molina, directora de Medio Ambiente de la Intendencia de Maldonado, explicó que la zona intervenida es de “altísima fragilidad” y además muy dinámica por encontrarse en la desembocadura de un curso de agua y por estar expuesta a la acción de vientos y temporales.

Molina dijo que, en la zona, ante distintas situaciones climáticas se ha ido produciendo un deterioro de la costa que, ha ido avanzando y dejando cada vez en situación de más riesgo a una serie de propiedades privadas, cuyos dueños han ido tomando medidas.

Explicó que los vecinos de la zona comenzaron a instalar muros cada vez más rígidos, los que a su vez se han roto y han provocado el esparcimiento de una enorme cantidad de escombros, que según denuncias realizadas el año pasado, hasta provocaron lesiones en algunos bañistas.

Ante esta situación, la comuna decidió primero, hacer una limpieza en toda el área, durante la cual se retiraron al menos 20 camiones con escombros. Posteriormente, decidió la instalación de geotubos, considerada la solución más adecuada para detener la erosión de las dunas.

Betty Molina aclaró que los geotubos en todos los casos se instalan en espacios públicos, pero que, en este, como se está favoreciendo a varios privados se llegó un acuerdo para que realizaran un aporte económico, en tanto la comuna se hizo cargo de la obra y los materiales.

No necesita

Consultada respecto a la postura de la Dinama, cuyo director Nacional dijo que la obra no contaba con autorización y que la Intendencia de Maldonado podría ser pasible de una multa, dijo que se hicieron las consultas al área Jurídica para tener la certeza de que no se violaba la normativa.

La directora de Medio Ambiente, explicó que, de acuerdo con el Reglamento de Evaluación de Impacto Ambiental y Autorizaciones Ambientales, según el Artículo 5, el proyecto se inscribe en la Categoría A, que comprende a los de menor impacto ambiental.

“Incluye aquellos proyectos de actividades, construcciones u obras, cuya ejecución sólo presentaría impactos ambientales negativos no significativos, dentro de lo tolerado y previsto por las normas vigentes”, señala el mencionado artículo de la reglamentación.

Si la obra en la desembocadura del arroyo Maldonado se inscribe en esta categoría, la Dinama cuenta con 10 días a partir de la presentación de la comunicación del proyecto para evaluar la información aportada junto con la misma y ratificar o rectificar la clasificación propuesta por el interesado.

En caso de que sea clasificado en la Categoría "A", y “se omitiere el pronunciamiento de la administración (Dinama) dentro del plazo establecido, se tendrá por ratificada la clasificación propuesta por el interesado”, y es en lo que se ampara la Intendencia de Maldonado en este caso.

No hay autorización

El director Nacional de Medio Ambiente, Alejandro Nario, dijo que hace un mes atrás recibió el petitorio por parte de la Intendencia de Maldonado, pero que aún no se terminaron los estudios correspondientes ya que se solicitó una serie de información vinculada a la obra en un punto muy sensible de la costa.

El director de la Dinama, admitió que en algunos casos se pueden iniciar obras de este tipo sin autorización por razones de urgencia que no admiten dilataciones en el tiempo, pero que este no es el caso porque ninguna propiedad u otra instalación se encuentra en riesgo como sostiene Molina.

El jerarca confirmó que fue consultado por Prefectura sobre la legalidad del trabajo y que se ordenó la paralización inmediata de los mismos, y que la Intendencia de Maldonado puede ser pasible de sanciones económicas. Es la primera vez que una obra de este tipo se inicia sin autorización, aclaró.

Agregó que se debe ser muy cuidadoso al momento de realizar este tipo de obras, y mucho más en áreas dinámicas como son las desembocaduras de grandes arroyos, además de que se debe estudiar la granulometría del material de relleno que se va a utilizar y de donde se va a trasladar.

Betty Molina consultada sobre el material que se está utilizando, afirmó que es de la misma granulometría porque está siendo tomado de una zona muy cercana a donde se realiza la obra por lo cual no hay incompatibilidad, y aclaró que del lecho del arroyo no se ha retirado arena.

(Foto: MaldonadoNoticias)

e-max.it: your social media marketing partner