Tunante-1Tunante-1El cuerpo aparecido en Punta Ballena, podría ser de uno de los tripulantes del velero argentino Tunante II, desaparecido durante una tormenta en el Océano Atlántico el miércoles 27 de agosto. El velero había partido del puerto de San Fernando y llevaba rumbo a Río de Janeiro.

Autoridades uruguayas ya han establecido contacto con Argentina, en procura de poder establecer si el cadáver aparecido este viernes a la tarde en la zona de acantilados de Punta Ballena, pertenece a uno de los tripulantes del Tunante II.

Precisamente el pasado lunes, las armadas de Argentina y Brasil que llevaban adelante la búsqueda del velero Tunante II, culminaron oficialmente las tareas, aunque familiares y amigos de los tripulantes insistieron en que había indicios de que se podían encontrar.

El cuerpo aparecido en los acantilados de Punta Ballena (al Oeste) frente a Casapueblo, se encuentra en un muy avanzado estado de descompocisión, por lo que se estima que ha permanecido en el agua por al menos dos o tres semanas.

Es de un hombre, y algunos escasos indicios dan cuenta que podría tratarse de un individuo de unos 45 a 50 años de edad. Las corrientes marinas podrían haber arrastrado el cuerpo desde zonas muy lejanas, por lo cual se sospecha que pueda ser uno de los tripulantes del velero argentino.Cadaver P.Ballena-2Cadaver P.Ballena-2

El Tunante II desapareció durante una fuerte tormenta, llevando como tripulantes al oftalmólogo Jorge Benozzi; su yerno Mauro Capuccio, y dos amigos, el cardiólogo Alejandro Vernero y Horacio Morales. Los familiares insistieron en que hasta el 28 de agosto hubo señales de vida.

La empresa de teléfonos satelitales Inmarsat, habría confirmado a familiares de los tripulantes, que ese día a las 11.00 de la mañana, fue encendido el teléfono que llevaban con ellos, cuando la tormenta en el Atlántico ya había cesado. Solo se captó la señal porque no hubo ninguna comunicación.

A pesar de la decisión de las fuerzas de Brasil y Argentina, la búsqueda “pasiva” continuó hasta estos días, a través de un alerta enviado a todas las embarcaciones que circulen por la región, incluyendo las aguas uruguayas.

Nunca llegó

El Tunante II es un velero de 12 metros de eslora que partió el domingo 24 de agosto desde el puerto argentino de San Fernando, llevando rumbo a Río de Janeiro, cuando una tormenta con olas de hasta 8 metros de altura los sorprendió a 360 kilómetros de la costa brasileña de Río Grande do Sul.

Desde el miércoles 27 no se supo más de la embarcación y sus tripulantes, lo que desató una intensa búsqueda por mar y aire, encarada por buques y aeronaves tanto de Argentina como de Brasil. 

e-max.it: your social media marketing partner