Seccional policial 12a de La BarraSeccional policial 12a de La BarraLa pareja y una tercera persona, la pasada semana fueron al balneario El Tesoro a reclamar la entrega de una finca que es de la hermana de la mujer. Reconocen que no tomaron la mejor decisión, pero quieren que se sepa que mientras los tres fueron condenados por distintos delitos, de los usurpadores nadie dice nada.

 

La pasada semana, un matrimonio y un empleado fueron condenados por la Justicia Penal de Maldonado, imputados por los delitos de violencia privada, violación de domicilio y lesiones personales, tras un confuso hecho ocurrido en una finca de balneario El Tesoro.

En la mañana del martes 6, la Policía se movilizó hacia una finca ubicada en calle Horacio “Pintín” Castellanos, a cuyo predio poco antes habían ingresado dos hombres y una mujer, según se consignó oficialmente, esgrimiendo un arma de fuego y una picana eléctrica.

Según la información de la Policía, la mujer se dio a la fuga aunque se presentó más tarde voluntariamente en dependencias policiales. Pero la versión oficial distaría mucho de lo realmente ocurrido de acuerdo a el testimonio aportado a MaldonadoNoticias por los condenados.

Según Karen, la mujer de 37 años condenada a 6 meses de libertad a prueba por un delito de violencia privada en reiteración real, con un delito de violación de domicilio, todo ocurrió en una finca que es propiedad de una hermana y que se encuentra usurpada por dos mujeres y un hombre.

Reveló que cansada de intentar en buenos términos que la casa sea desocupada, y admitiendo que junto a su marido no tomaron la mejor decisión, fueron a la propiedad de El Tesoro: ella, su esposo y un empleado de él, donde se produjo una discusión con los ocupantes que se elevó de tono.

Admitió que llevaron -pero solo a efectos de defenderse ante una eventual agresión- una picana eléctrica, pero que no es cierto que portaran un arma de fuego o un arma de aire comprimido que fue encontrada posteriormente en un coche que aseguró, no tiene nada que ver con ellos.

Karen explicó que la casa de su hermana está usurpada desde hace unos 5 a 6 meses, cuando ella viajó a Estados Unidos y no pudo retornar en virtud de los cierres de frontera por la pandemia por el Covid-19. Contó que la construcción estaba sin terminar y que se realizaban algunas obras.

Explicó que su hermana tiene los derechos posesorios de ese padrón de El Tesoro desde el año 2011, documento certificado por un escribano público que exhibió a MaldonadoNoticias. Ante la ausencia de su hermana, Karen tiene un poder para actuar en cualquier circunstancia.

La ahora condenada y su marido, dicen ser gente de trabajo de Maldonado que nunca tuvieron ningún problema ni con la Policía ni con la Justicia, y que estaban cansados de reclamar por la propiedad, aunque reiteró que reconocen que tomaron un camino que les jugó en contra.

Aclaró que su marido usó defensivamente la picana eléctrica que llevaban cuando uno de los usurpadores se le vino encima a ella con intenciones de agredirla, y que en ningún momento se dio a la fuga, sino que fue a buscar sus documentos personales para asistir a la comisaría de La Barra.

Agregó que quería que se conociera su versión de lo ocurrido porque están pasando muy mal y han sido sometidos al escarnio público como si fueran delincuentes, mientras los usurpadores de la finca de su hermana no han tenido un solo inconveniente y siguen viviendo allí.

Su marido, L.M.S.C., fue condenado a 8 meses de libertad a prueba, como autor de un delito de violencia privada, un delito de violación de domicilio y un delito de lesiones personales. Su empleado, CH.D.C.B., fue condenado a 6 meses de libertad a prueba por violencia privada con un delito de violación de domicilio.

“Nosotros reconocemos que estuvimos mal al querer sacarlos a la fuerza, porque por la indignación a lo último perdimos la paciencia. Pero que se sepa para que la población esté alerta, porque si le entran a la casa, olvídate; tienen que esperar un año para que se vayan, con juicio, y si no tienen plata pierden la casa”, dijo.

e-max.it: your social media marketing partner