La alegría de centenares de niños de todo el país, cuando se congregan en el campamento de Villa García.La alegría de centenares de niños de todo el país, cuando se congregan en el campamento de Villa García.Beraca invita a quienes deseen “apadrinar” a algunos de los cientos de niños que son asistidos por la ong, y una vez al año participan en un gigantesco campamento que se realiza en Villa García. La asociación civil, ya cuenta con 9 hogares en el departamento de Maldonado, 7 para varones y 2 para chicas.

La asociación civil ESALCU, cuenta en estos momentos con 51 hogares en Uruguay, 5 en Brasil, 4 en Argentina, uno en Chile y otro en Haití, donde viven más de 1.000 personas, logrando en todos los casos una buena coordinación con los gobiernos locales y entidades sociales.

La ong, fue creada con el objetivo de estar cerca de los más necesitados y socorrerles, con foco principal en personas marginadas socialmente. La mayoría son víctimas de problemáticas como las drogas, el alcohol, la violencia doméstica, la delincuencia, el desamparo, y situación de calle.

“El consumo de drogas es uno de los problemas que más afecta a nuestro país, y es consecuencia de una problemática familiar y no la causa de ella, como se cree generalmente. La crisis familiar es el principal detonante del consumo de drogas, abandono de estudios y frustración laboral”, señalan desde la entidad.

La principal tarea que realiza ESALCU, es a través de los Hogares Beraca, donde son recibidos todos quienes están atravesando alguna circunstancia difícil, vinculada al consumo de alcohol, drogas u otra problemática. “Les desafiamos a superarse en un clima en el que la contención afectiva y espiritual priman”, señalan.

Cada Hogar Beraca está integrado por voluntarios, quienes representan la autoridad parental, la familia, permitiendo a los internos interiorizar normas de convivencia, y tomar decisiones responsables. En cada Hogar hay actividades que contribuyen al desarrollo intelectual y humano de las personas.

“Se procura también satisfacer las necesidades materiales, procurando una alimentación nutritiva y balanceada; vestimenta adecuada y un ambiente cálido, fomentando el desarrollo de cada persona”, agregan desde la organización que asume el compromiso de trabajar dándole atención a los desamparados.

Por los niños

En virtud de que cada hogar se auto sustenta, se llevan a cabo diferentes actividades con el fin de recaudar fondos para seguir adelante con la tarea y avanzar en la apertura de más hogares, y poder concretar un gran campamento en forma anual.

A ese campamento, son llevados niños y niñas que tienen diferentes problemáticas, ya que Beraca trabaja con chicos que viven en barrios carenciados; muchos son víctimas de la violencia, del abuso, de la depresión, y de muchos otros flagelos que atacan a la sociedad hoy en día.

El trabajo de Beraca se desarrolla en merenderos semanales, llegando a familias carenciadas de los barrios Kennedy y El Placer (Punta del Este), y Las Ranas (San Carlos), así como de Piriápolis y Pan De Azúcar, y de otras zonas del departamento de Maldonado.

El campamento se realiza la segunda semana de febrero, en el departamento de Montevideo, en la zona de Villa García. “Nos hemos puesto la meta de ayudar muchos niños y niñas, que no tienen esperanza y a los que la sociedad tampoco les ofrece alternativas reales de recuperación”, subrayan desde Beraca.

Del departamento de Maldonado, son llevados a los campamentos 130 niños junto a sus maestros y ayudantes. Allí aprenden como decir no al abuso, como sobreponerse al bullyng y a la violencia familiar, además de participar en juegos recreativos y otras actividades.

En el marco de esta actividad, Beraca está ofreciendo apadrinar a un niño, mediante el aporte de $ 1.500 por única vez. Esta ayuda económica, acercará a toda la comunidad a los problemas de la niñez y permitirá sanear algunos costos ineludibles.

e-max.it: your social media marketing partner