El Presidente procediendo al corte de cinta que inauguró oficialmente la remodelación de parte de la rambla piriapolense.El Presidente procediendo al corte de cinta que inauguró oficialmente la remodelación de parte de la rambla piriapolense.El presidente de la República José Mujica, acompañado por su esposa, la senadora Lucía Topolansky, y otras autoridades nacionales y departamentales, encabezó los actos de inauguración de la remodelada rambla de los Argentinos, en el balneario de Piriápolis.

Su presencia fue literalmente una sensación que superó las previsiones de su seguridad personal, aunque no hubo ningún tipo de incidente o momento de tensión ya que el primer mandatario se mostró distendido y dispuesto a tomarse innumerables fotografías y recibir saludos.

Antes de que se iniciara el acto, en una desordenada rueda de prensa, el primer mandatario se refirió a varios temas, aunque lo sustancial estuvo en su oratoria que precedió el tradicional corte de cinta, y tras recibir como obsequio, un adoquín de Piriápolis.

Mujica dijo que Piriápolis, “ha sido un balneario de la clase media uruguaya, le tengo amor porque tiene mucha humildad de la gente que trabaja y eso es representativo de cómo vive el pueblo uruguayo”, con lo que aludió a otros centros turísticos más glamorosos, pero sin nombrarlos.

Destacó que el Estado invirtió $ 100 millones en la histórica rambla piriapolense, para rejuvenecerla y acompañar la inversión inmobiliaria que se registra a lo largo de toda la costa uruguaya, y en particular en Maldonado, donde los ingresos por turismo generan gran cantidad de puestos de trabajo.

Confesó que le siente amor a este balneario, porque “no se despilfarra la plata sino que tiene mucha humildad de la gente que trabaja y eso es representativo de cómo vive el pueblo uruguayo. Es una tradición republicana que se vive al caminar por estas calles y callecitas y subir a un cerro, nadie es más que nadie”.

Sin embargo, aclaró que siempre se debe luchar “por los intereses del país y sentarse en cualquier mesa, inclusive en la de los señores poderosos, porque puede ser importante para el trabajo de mucha gente. Ahí uno debe saber que es un invitado y que no pertenece a esa mesa sino a la de la mayoría del pueblo uruguayo”.

Más adelante, remarcó que “el Estado metió plata en pila acá, cerca de 100 millones de pesos. El Estado no inventa la plata sino que es el trabajo de los uruguayos que son los que consumen y pagan impuestos”, y reiteró que la inversión vale la pena en “esta vieja ciudad balnearia que es hermosa y tiene mucho, mucho futuro”.

En medio de su discurso, el Presidente pidió disculpas por no haber estado el mismo día acompañando la prueba de la Fórmula E de autos eléctricos que se disputó en Punta del Este, porque tuvo una cita ineludible “con un amigo que va a ser Presidente”.

Aunque no reveló donde, dijo que se reunió por varias horas en el interior del país con Tabaré Vázquez, para intercambiar variada información con el presidente electo. Posteriormente, se despidió como primer mandatario y encabezó el corte de cinta.

Finalmente, subido a un coche y acompañado por centenares de personas, recorrió la nueva rambla, aunque haciendo breves pausas en los distintos puntos donde se desarrollaban espectáculos artísticos. También, encendió la paellera instalada en los jardines de la Colonia de Vacaciones Emilio Oribe.

(Fotos: MaldonadoNoticias)

e-max.it: your social media marketing partner