Técnicos aeronáuticos, Bomberos y personal de la Intendencia de Maldonado realizan los aprontes para trasladar el avión siniestrado el jueves a la noche en Laguna del Sauce, hacia Carrasco donde será sometido a una rigurosa pericia. El avión fue retirado del lecho de la Laguna del Sauce mediante un complejo procedimiento, la noche de este viernes.

A la hora 22.10 de este viernes, culminó con éxito el operativo de extracción del avión Beerchraft B90 Kingair, matrícula LV-CEO, del lecho de Laguna del Sauce donde se precipitó provocando la muerte de 10 personas, sobre la hora 20.37 del jueves 19 de marzo.

Buzos especializados y técnicos, procedieron durante toda la tarde a colocar una serie de lingas en el fuselaje de manera de asegurarlo para que finalmente una gigantesca retroexcavadora de la Intendencia de Maldonado lo remolcara a tierra firme.

El procedimiento culminó exitosamente ya que se pudieron preservar las distintas partes de la aeronave que no resultaron dañadas durante su caída. En estos momentos, se analiza el corte que se realizará a las alas, para transportar el avión hacia Carrasco.

Según la información obtenida hace instantes por MaldonadoNoticias, los trabajos continuarán hasta que una gigantesca chata pueda salir por el campo hacia la Ruta 9, y desde allí con destino a un hangar en Carrasco, donde en los próximos días comenzarán las pericias.

No se sabe

Por el momento no existe certeza sobre lo que realmente ocurrió, aunque algunas versiones e hipótesis ya fueron descartadas; por ejemplo, se sabe que el avión no “explotó” en el aire, sino que lo que algunas personas dijeron haber sentido, puede haber sido el impacto sobre el agua.

El avión se encontraba plenamente habilitado para volar, tanto dentro de Argentina como en Uruguay, y los pilotos contaban con las calificaciones correspondientes para conducirlo. Un extremo que se maneja con mucha cautela, tiene que ver con un probable exceso de carga.

La caída sobre el lecho de la Laguna del Sauce, se produjo muy pocos segundos después del despegue del extremo Norte de la pista 01 del aeropuerto de Laguna del Sauce. En ese lapso, el avión no habría logrado superar todavía los 150 metros de altitud.

Según peritos aeronáuticos, si uno de los dos motores se hubiese plantado, el vuelo podría continuar sin inconvenientes, aunque no lo aseguran si un evento de ese tipo puede haberse producido cuando la aeronave había logrado tan poca altura y velocidad como en este caso.

En base a testimonios, pruebas recogidas en el lugar, en la Torre de Control y lo que “hable” el avión, los técnicos de la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación (CIAIA), podrán acercarse a la verdad de lo ocurrido con el Beerchraft B90 Kingair.

(Fotos: Cuenta Facebook/Aguss Carbajal)

e-max.it: your social media marketing partner