El Presidente recibió como obsequios, una caricatura, y la carta de un niño de 7 años.La frase es del Presidente de la República, José Mujica, presente en la clausura del seminario sobre Reglamento de Tierras de 2015, denominado “Tierra y Producción a 200 años del Reglamento Agrario Artiguita”, realizado en la localidad de Gregorio Aznárez.

El evento se realizó durante dos jornadas en la localidad de Gregorio Aznárez, con la participación de unos 400 estudiantes de diferentes escuelas técnicas del país que participaron paralelamente del campamento Artiguista.

Durante las jornadas, realizaron diferentes actividades recreativas y talleres de formación con hincapié en el Reglamento Agrario. También recibieron charlas de representantes de UNATRA (Unión Nacional de Asalariados).

También de la Asociación de Trabajadores Rurales y Afines, Asociación de Productores de Leche, integrantes de la Mesa de Desarrollo Rural, MEVIR, Instituto de Colonización, y del Ministerio de Agricultura y Pesca, entre otros.

El evento finalizó con una exposición del Presidente de la Republica, José Mujica dirigida a los estudiantes y el público que se hizo presente en el lugar donde va a funcionar la Escuela Agraria de Gregorio Aznárez.

Obsequios a Mujica

El primer mandatario, llegó a la localidad en horas de la tarde, e inmediatamente fue rodeado por niños y jóvenes que se acercaron a ofrecerle diferentes obsequios.

Entre ellos Facundo, un niño de 7 años que le entregó una cartita. El pequeño le dijo a MaldonadoNoticias, que solo era el mensajero, ya que quién le solicitó la entrega de la misma, fue su amigo Jeremías Bartaburu, también de 7 años.

Jeremías dibujó en una hoja de cuaderno, un mapa de Uruguay e inscribió “Pepe” con las letras con los colores del Frente Amplio. María Espinosa, madre de Jeremías, explicó a MaldonadoNoticias, que el niño venía trabajando en su dibujo desde hacía varios días.

Aseguró que estaba muy emocionado y con mucha expectativa por la llegada del Presidente a la localidad, pero que no pudo acercarse a entregarle en mano su regalo por timidez.

Aquel pueblo

El Presidente Mujica en su alocución, destacó la lucha que ha tenido el pueblo Gregorio Aznárez, tras la desaparición de los agricultores que vivían de la remolacha azucarera.

Por otra parte, detalló la batalla que llevó a cabo el Instituto Nacional de Colonización para la obtención de las tierras. “Hubo que bancar años de pleitos, casi una década luchando por el campo. Avanzar siempre está lleno de obstáculos”, dijo.

“Fuimos un país que se fue escapando de la campaña. Sin conciencia de que somos un país agropecuario. El fenómeno del país es desertar del campo, en todas las clases sociales, porque de tanto tratar mal a los peones, los corrimos”, agregó.

Por otra parte Mujica dijo que, “apostamos a hacer una colonia de tamberos, no queremos hacer del campo una fábrica de pobres, queremos que se le pague bien a los peones y se los trate cada vez mejor”.

El presidente consideró que todos tenemos diferentes formas de ser, “un hombre de campo no se improvisa, la soledad del campo puede asustar gente, pero para otros es un murmullo”.

Subrayó que en Uruguay la transformación agraria, se llama Instituto de Colonización. “El sentido de colonización es tener el campo sembrado y esa gente tiene que tener familia y raíces. No hay país en la tierra que no tenga políticas de protección en la campaña”.

Sin embargo, reconoció que es importante ir acorde a los tiempos, al decir que “el agricultor del futuro va a tener que ser uno de los hombres más capacitados para que no lo jodan, dejar el gauchito para el corazón, pero la cabeza tiene que seguir cultivándose”.

“Se ha tratado muy mal a los trabajadores del campo, eso ha sido siempre; pasaron años para reconocer la ley de 8 horas y aún hay gente que no la reconoce, después nos quejamos de que no hay gente para trabajar en la campaña”, sostuvo.

Alegría de los vecinos

Según comentaron vecinos de Gregorio Aznárez a MaldonadoNoticias, es manifiesto en todos los lugareños la alegría el proyecto que se va a desarrollar en la localidad. Expresaron que desde que la azucarera Rausa cerró, el pueblo se quedó sin identidad, sin trabajo propio.

Con este proyecto, lo que se trata de hacer es recuperar esa identidad perdida, al igual que otras fuentes laborales en la zona, de manera que la gente no tenga que irse a trabajar y Gregorio Aznárez deje de ser un pueblo dormitorio.

Además del proyecto de implantación de colonos que se dedicarán a la lechería, se suma el desarrollo educativo a cargo de UTU y otros emprendimientos para explotar las 4.000 hectáreas de tierras fértiles que rodean el pueblo.

(Fotos: MaldonadoNoticias)

e-max.it: your social media marketing partner