*) Daniel Pelenur MBA

En nuestras empresas, el conflicto prácticamente es inevitable; existen numerosas causas que generan dicho estado, entre algunas, podemos enumerar: procesos de cambio en donde me cambian mi “status quo”, celos y emociones personales, mala comunicación, organigrama complejo o no resuelto sin separación efectiva de responsabilidades y roles de cada empleado, clima organizacional no efectivo. Todas estas causas de conflicto hacen que la empresa esté funcionando fuera de su estado normal, y por lo tanto se resiente y dificulta el ciclo de generación de dinero para mantener el sistema.

Será necesario apaciguar/solucionar dichos conflictos, generar un clima de tolerancia y que las confrontaciones personales y antagonismos, puedan ser resueltos de manera efectiva, prudente y rápida. Para ello el líder, el dueño, el gerente, el director, el accionista, serán personas claves en tratar la situación.

Es muy importante haber establecido la causa real del problema, su solución, y de acuerdo con lo sucedido, poder anticipar nuevas confrontaciones; esto se denomina “retroalimentación positiva” en el conflicto funcional.

Esto en general pasa prácticamente en todas las empresas, el conflicto funcional puede generar nuevos espacios de entendimiento y colaboración, abrir el camino para un mejor y normal desarrollo de mis procesos administrativos.

Ahora quisiera darles una visión sobre la conflictividad que tenemos en nuestro país.

Las relaciones entre empresarios y sindicatos son cada vez más lejanas, complicadas, y confortativas. Nuestra cultura se ha generalizado a emplear el derecho de huelga como prácticamente el primer paso ante cualquier situación.

La huelga debería ser el último recurso a usar para destrabar o conciliar un conflicto. No existe en el frente sindical, una visión moderna y efectiva para encarar sus soluciones, se tiene un pre concepto generalizado de la “explotación” del patrón hacia el obrero, muchas minorías que gobiernan dichos sindicatos siguen pensando en la utopía marxista de socialismo, lucha de clases, y evidentemente no han visto los cambios que se han producido en los últimos 30 años; entre los más destacados la caída del régimen dictatorial soviético, el muro de Berlín y la creación de Estados independientes con economías social demócratas, y con apertura al mundo.

En estas decisiones de paro, que se toman con mucha rapidez en la emoción del momento, no se piensa prácticamente en las consecuencias que tiene para la población; paro de maestros, paro de los distribuidores de garrafas de gas, paro de médicos, paro y más paros… ahora faltó combustible por casi cuatro días por un paro de los trabajadores de los transportistas, y la causa primaria fue un accidente laboral.

Parece ridículo llegar a un paro por este motivo, tiene que haber instancias previas de dialogo y para establecer las causas de dicho accidente y como prevenirlas. Pero nuestra cultura Oriental está primando, paramos y váyanse todos al carajo, me importa un bledo las consecuencias.

Incluyo en este último y ridículo paro que nos dejó sin combustible, la total inoperancia del gobierno en su Ministerio de Trabajo para solucionar el tema. Se decreta la esencialidad tres días después de comenzado el conflicto…

Para terminar, no puedo dejar pasar otra perlita de cosas que pasan en nuestro Paisito; los vándalos de siempre, encapuchados, hicieron una marcha (ojo: escoltados por la Policía, que no hizo absolutamente nada para prevenir los desmanes), en 18 de Julio, para protestar contra la G20.

Encapuchados rompieron todo lo que había cerca. Días después se identifica a dos de ellos y se los procesa (presentarse en la comisaria una vez por semana), pero uno de ellos ya tenía alquilado un rancho en Valizas; y que solidarios y buenos que somos, le dijimos al encapuchado: “bueno anda a Valizas, tomate tus vacaciones y después empezas a cumplir la importante pena de presentarte cada tantos días en la comisaria”. La realidad supera la ficción…

 

*) Master en Administración de Empresas (New York University). Ocupó cargos gerenciales de primer nivel en áreas administrativas financieras en importantes empresas en Montevideo y Buenos Aires. Docente Universitario. Desde el 2008 hace consultoría y capacitación en empresas familiares en áreas de Administración, Contabilidad, Finanzas y Organización. Cel. 099 141 417 - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

e-max.it: your social media marketing partner

 

COLUMNAS INVITADOS

  • 1
  • 2
  • 3
De críticos y criticones

De críticos y criticones

Por el Prof. José Luis Corbo

Axiomas

Axiomas

Por Alberto Prandi

Hablar en una era del vacío

Hablar en una era del vacío

Por el Psic. Manuel Froilán Zavala

Sobre la libertad…

Sobre la libertad…

Por el Prof. José Luis Corbo