Alejandro Leiss Costa, lejos de cumplir arresto domiciliario en su casa de Aiguá, estaba saliendo y encima cometió un robo.Alejandro Leiss Costa, lejos de cumplir arresto domiciliario en su casa de Aiguá, estaba saliendo y encima cometió un robo.Tiene 30 años y es poseedor de infinidad de antecedentes penales, la mayoría de ellos cometidos en su ciudad, Aiguá, donde hace unos años fue el responsable de hechos tan insólitos, que la Justicia dispuso su internación en el hospital Vilardebó.

 

Se trata de Alejandro Leiss Costa, de 30 años y poseedor de un frondoso prontuario por todo tipo de delitos, quien a comienzos de febrero de 1019 protagonizó una serie de episodios increíbles en la ciudad de Aiguá, por lo que terminó internado en el hospital Vilardebó.

Esta vez la Justicia, le impuso una pena de 8 meses de prisión efectiva como autor de un delito de hurto agravado en calidad de autor, ya que días atrás cuando la Policía de Aiguá llegaba a su casa para controlar que estuviera cumpliendo arresto domiciliario, llegaba de la calle en una bicicleta.

Más allá de no estar cumpliendo con la pena impuesta, se supo que la bicicleta que tripulaba había sido robada el día anterior a la altura de calles Aparicio Saravia y General de la Llana. Leiss Costa fue trasladado a dependencias policiales y finalmente llevado ante la Justicia, en San Carlos.

Este delincuente, a comienzos de enero de este mismo año fue enviado 60 días a prisión preventiva, ya que el 29 de diciembre de 2019 el propietario de un Suzuki Alto, denunció el hurto de su billetera desde el interior del mismo, conteniendo documentos personales varios, tarjetas y dinero.

La Policía inició la investigación del hecho pudiendo lograr una serie de elementos que indicaban que el autor había sido Alejandro Leiss Costa. Fue ubicado, detenido y llevado ante la Justicia que tras la prisión preventiva por dos meses, dispuso que cumpliera arresto domiciliario.

Es el mismo que a mediados del mes de febrero de 2019 aterrorizara a la ciudad de Aiguá, recorriendo varias calles cargando huesos humanos que luego arrojó en la propiedad del dueño de una empresa fúnebre, y el que posteriormente protagonizó otros episodios en la parroquia.

Allí, entre otras cosas, había profanado la tumba de un sacerdote. Tras una serie de idas y venidas, finalmente fue llevado ante la Justicia que dispuso su traslado compulsivo al hospital Vilardebó. Nunca se conocieron los resultados de las pericias, y de hecho estaba nuevamente en libertad.

Por una tele

La Justicia condenó a 11 meses de prisión efectiva a Diego Alexis Tabeira Bogarín, de 34 años, como autor de un delito de hurto especialmente agravado, cometido el 29 de marzo pasado en una finca del barrio Pinares de Maldonado. Mediante daños en una ventana, se llevó un televisor 30 pulgadas.

El caso, que aún no había podido ser aclarado, tuvo un vuelco cuando Policía Científica logró descifrar una serie de elementos probatorios recogidos en la finca robada (huellas digitales), que incriminaban a Tabeira Bogarín, sobre quien inmediatamente recayó la orden de captura.

Días atrás, efectivos policiales de la seccional 1ª de la capital departamental, lo encontraron a la altura de avenida De los Gauchos y calle Elías Chiossi, en el barrio Mirador de la Patria, procediendo a detenerlo y trasladarlo a dependencias de Investigaciones del Distrito 2.

En casas

A todo esto, un sujeto identificado por las iniciales M.N.U.T., de 40 años, fue condenado a 14 meses de medidas sustitutivas a la prisión, imputado como autor de dos delitos de receptación y un delito de hurto agravado, todo en régimen de reiteración real entre sí.

Se dispuso su detención, luego que la investigación apuntara a su persona como responsable de una serie de delitos: dos hurtos a fincas cometidos el mes de abril, en enero de este mismo año; y el tercero en una finca en 2017, en jurisdicción del Distrito 1 de la Policía.

La Justicia estableció que M.N.U.T., durante dos meses cumpla arresto domiciliario total, y el tercero arresto domiciliario nocturno, de 22.00 a 6.00 horas del día siguiente; posteriormente y durante otros 11 meses, deberá presentarse en la dependencia policial más cercana a su casa.

Por una bici

Finalmente, un joven de 24 años identificado como H.L.B., fue condenado a 5 meses de libertad vigilada (los primeros tres meses arresto domiciliario nocturno), como autor de un delito de violación de domicilio agravado, en concurrencia fuera de la reiteración, con un delito de hurto.

La pasada semana fue robada una bicicleta en avenida Joaquín de Viana entre calle Héctor Gutiérrez Ruíz y avenida Lavalleja, lo que quedó registrado en cámaras públicas de video vigilancia. H.L.B. quedó requerido hasta que fue detenido cerca del lugar, en calle Carolina Saboya.

e-max.it: your social media marketing partner