Otra vez un anciano fue atacado en su casa, aunque afortunadamente no resultó herido.Otra vez un anciano fue atacado en su casa, aunque afortunadamente no resultó herido.Violentó la casa de un anciano enfermo y con limitaciones para movilizarse, y tras golpearlo contra una heladera, le robó su billetera. Luego se fue de gira por bares y prostíbulos, hasta que fue atrapado en la ciudad de San Carlos.

La Policía de la seccional 3ª de Pan de Azúcar, fue alertada de un robo que se estaba produciendo a solo una cuadra y media de allí, concretamente en una finca sita en la calle Leonardo Olivera entre Rincón y Washington Quintela.

Cuando una dotación llegó al lugar, encontró una reja y una ventana rotas, por la que había ingresado un delincuente a robar al único morador de la finca, un anciano que padece problemas de salud e incluso limitaciones para moverse por sí mismo.

La víctima dijo que se encontraba durmiendo, cuando pocos minutos antes de las 3.00 de la madrugada, oyó ruidos en una ventana de la casa, y aunque no vio a nadie, efectuó un disparo intimidatorio con un arma que guarda junto a su cama.

Sin embargo, continuó escuchando los golpes que daban para romper la reja y la ventana, hasta que un desconocido logró ingresar. En la cocina lo arrojó con violencia contra la heladera, robándole la billetera que contenía $ 1.900 y US$ 80.

El rápido accionar de la Policía pandeazuquense, pudo establecer horas más tarde que Humberto Gabriel Núñez González, de 38 años de edad, un conocido delincuente de la ciudad, había andado de recorrida por distintos bares y prostíbulos de la ciudad.

Según testimonios, había tomado un ómnibus hacia la ciudad de San Carlos por lo cual la seccional 2ª de esa ciudad fue alertada sobre la presencia de este individuo que no sería ajeno a lo ocurrido en la casa del anciano, solo horas antes.

Un eficiente trabajo de la Policía carolina, terminó más tarde con la detención de Humberto Núñez, quien se encontraba totalmente alcoholizado y hasta quiso agredir a los efectivos que finalmente pudieron reducirlo y trasladarlo a la comisaría.

Aún tenía encima $ 1.852, dinero que le iba quedando del robo perpetrado en su ciudad natal, en la que nadie le conoce siquiera una changa. Desde San Carlos fue llevado hacia la seccional 3ª donde fue indagado en relación al hurto.

Elevadas a la justicia todas las actuaciones policiales, la titular de la sede penal de 4° turno, dispuso el envío a la cárcel de Humberto Gabriel Núñez, imputado por un delito de hurto especialmente agravado.

e-max.it: your social media marketing partner