banner encuesta 2019

Expertos de la Facultad de Ciencias emitieron un informe en el que le quitan dramatismo a la aparición, primero en Piriápolis y pocos días después en San Carlos, de ejemplares de la araña conocida como de los bananos, caratulada como la más peligrosa del mundo por los efectos de su veneno.

Un informe de expertos de la Facultad de Ciencias -tras la aparición en un comercio de Piriápolis de una araña conocida como de los bananos, que generó una gran conmoción cuando se la calificó como la más peligrosa del mundo por los efectos de su veneno-, le quita dramatismo al tema.

Días atrás, otra araña similar fue encontrada en otro comercio de la ciudad de San Carlos, caso que también tuvo eco a través de distintos medios de comunicación que dieron grandes espacios a la araña de los bananos, conocida en el mundo científico como “Phoneutria nigriventer”.

El informe de Miguel Simó y Fernando Pérez-Miles, de la Sección Entomología de la Facultad de Ciencias, establece que, “si bien todas las arañas de ese género son potencialmente peligrosas para el hombre por la toxicidad del veneno, la trascendencia que ha tenido este hallazgo ha generado una alarma desmedida”.

Los expertos explican que, “el hábitat natural de esta especie es el Bosque Atlántico del sudeste de Brasil y norte de Argentina”, pero que además “secundariamente coloniza plantaciones de bananas”, lo que le da el nombre popular con que se la conoce en distintos países.

Reafirman que “su introducción al Uruguay es accidental y la principal vía de ingreso es junto con la importación de bananas. En algunas islas del Río Uruguay ocasionalmente se han encontrado algunos individuos, que tal vez ingresan en balsas de camalotes durante las crecidas de ese río”.

Por otra parte, indican que “no hay ninguna evidencia científica que las especies de Phoneutria tengan poblaciones aclimatadas establecidas en Uruguay”, como se ha sostenido en algunos comentarios surgidos en las últimas semanas a partir del ejemplar encontrado en Piriápolis.

Venenosa si

Esta araña tiene una neurotoxina (actúa sobre el sistema nervioso despolarizando los músculos), pero “la mayor parte de los accidentes son leves involucrando dolor local, edema, eritema y sudoración. En casos moderados se agrega hipertensión arterial, agitación, vómitos y priapismo (erección patológica y dolorosa)”.

Agrega el informe que “los casos graves sólo se han observado en niños y pueden involucrar diarrea, bradicardia, arritmia y edema agudo de pulmón. Los accidentes con esta araña son muy poco frecuentes en Uruguay y hasta donde sabemos no hay casos fatales en nuestro país”.

Se subraya que ante cualquier accidente con arácnidos es recomendable consultar al Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico del hospital de Clínicas, a través del teléfono 1722, donde se indicarán los pasos a seguir en función de los datos que se aporten.

“Hay que destacar que la enorme mayoría de las especies de arañas (99%) no son peligrosas para el hombre y contribuyen controlando poblaciones de insectos perjudiciales para la salud, la agricultura y la economía. Son insecticidas naturales y que no contaminan”, concluyen Miguel Simó y Fernando Pérez-Miles.

e-max.it: your social media marketing partner