Dos grandes manifestaciones tuvieron lugar en Punta del Este en adhesión a la Marcha del Silencio organizada en Argentina, a un mes de la muerte del fiscal Alberto Nisman. Ambas tuvieron una alta participación de argentinos y uruguayos y se realizaron con total normalidad.

La comunidad argentina en Punta del Este, y turistas de ese país que se encuentran actualmente vacacionando, realizaron dos importantes manifestaciones la tarde de este miércoles, en adhesión a la Marcha del Silencio realizada en Argentina a un mes de la dudosa muerte del fiscal Alberto Nisman.

La más importante comenzó con una concentración en la plaza San Fernando, frente a la sede del consulado argentino para Maldonado y Rocha, desde donde se inició una marcha que culminó en la plaza San Martín, a la altura de la Parada 16 de la Playa Mansa de Punta del Este.

La otra concentración que no incluyó marcha, se llevó a cabo en la Parada 1 de la Playa Brava, frente a la escultura de Los Dedos, con una participación estimada en poco menos de 1.000 personas. En la primera tomaron parte al menos 3.000 personas, entre uruguayos y argentinos.

Pancartas con el nombre de “Nisman”, o “Todos somos Nisman”, y “Los uruguayos somos Nisman”, fueron algunas de las tantas que se mezclaron con banderas de Argentina, de Uruguay e incluso de otros países. Varias figuras del espectáculo del vecino país, estuvieron presentes.

Impacto en Buenos Aires

En tanto en la capital de Argentina, fiscales y políticos encabezaron una multitudinaria marcha en silencio bajo una intensa lluvia, que cubrió todo el entorno del  Congreso de Buenos Aires. La ex esposa de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado y sus dos hijas de 15 y 7 años, estuvieron presentes.

El gobierno del vecino país rechazó la movilización convocada por siete fiscales, por considerarla "golpista". Horas antes la Presidenta Cristina Fernández, había dicho en cadena de radio y televisión: “Les pido que abran bien los ojos. No estoy hablando de conspiraciones, es un mundo de intereses".

El eco

En forma simultánea, y como ocurriera en Punta del Este y Montevideo, en otras ciudades de Argentina como Santa Fe y el balneario de Mar del Plata, centenares de personas se concentraron en distintas plazas. También hubo réplicas ante las embajadas argentinas en España, Italia, Brasil, Francia, Australia, Israel, Chile y Uruguay.

El detonante

En 2006, con apoyo del fallecido ex presidente argentino Néstor Kirchner, el fiscal Alberto Nisman acusó del atentado contra la AMIA a ex funcionarios iraníes, entre ellos al ex presidente Ali Rafsanjani. Pero en 2013, Cristina Kirchner firmó un acuerdo con Irán y comenzaron las sospechas.

En el acuerdo se decidió crear una comisión investigadora integrada por juristas que no fuesen ni argentinos ni iraníes, para lograr llevar ante la justicia a los acusados por el sangriento atentado. El fiscal Alberto Nisman y la comunidad judía argentina, se opusieron.

En la denuncia que Nisman presentaría exactamente un día después de aparecer muerto de un balazo en la cabeza, en su apartamento del edificio Le Parc, se acusaba a Fernández de intentar librar de culpas a los iraníes a cambio de recibir petróleo, aunque el crudo persa es incompatible con las refinerías argentinas.

(Fotos: MaldonadoNoticias)

e-max.it: your social media marketing partner