banner encuesta 2019

Las declaraciones formuladas este lunes por el arrepentido Leonardo Fariña a Radio Carve, respecto al vínculo político entre el fallecido dirigente colorado y empresario Wilson Sanabria y Lázaro Báez, para algunos analistas están fuera de tiempo, pero para otros, son la irrupción de una nueva arista en la investigación de “la ruta del dinero k”.

Leonardo Fariña, conocido como "el valijero" de Lázaro Báez, cumple prisión domiciliaria en un programa para testigos protegidos, luego de haber confesado que participó en una gigantesca red de lavado de dinero que involucró a los ex presidentes de Argentina Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Este lunes fue entrevistado en el programa “Así nos va” de radio Carve, donde aseguró que el extinto dirigente colorado y empresario Wilson Sanabria Mendoza, padre de Francisco Sanabria Barrios -quien huyó de Uruguay tras cerrar la cadena de Cambio Nelson-, era el contacto político de Báez para sus negocios en Punta del Este.

"Cuando nosotros compramos El Entrevero, Wilson (Sanabria) fue el que nos dio una mano con todo lo que era la aprobación de planos municipales de Punta del Este. Nos había conseguido la posibilidad de hacer subdivisiones en primera línea, cosa que no se podía en esa zona. Era el nexo político que teníamos ahí en Punta del Este para llevar adelante los negocios", dijo.

Cabe aclarar que, nunca se había presentado proyecto alguno para esos campos cercanos a José Ignacio ante la Intendencia de Maldonado, y que tampoco estaban en primera línea (contra el mar, salvo 7 hectáreas), sino al Norte de la Ruta 10, donde está el ingreso a El Entrevero, nombre de un antiguo establecimiento de la zona.

"El campo era el primero. Después íbamos a comprar la segunda parte del campo que estaba al lado de El Entrevero, al lado del Polo Medellín, y después en el 2012 Wilson trae el puerto del Chileno para hacer. De hecho yo lo traigo para acá a Wilson, que vino con otro tipo que no me acuerdo el nombre, un tipo que estaba siempre con él", agregó Fariña.

En ese tramo de la entrevista, Fariña hace referencia a un proyecto que ha estado en el tapete a nivel local y nacional desde hace muchos años, para crear un puerto deportivo y de yates en la zona de Punta Piedras del Chileno, incluyendo un desarrollo inmobiliario con hotel cinco estrellas, centro de convenciones y eventualmente un casino privado.

“Había toda una legislación ahí que nos daban la concesión de un casino pero teníamos que generar una inversión de un vuelo superior a la del hotel Conrad… teníamos hotel, casino, barrio privado, y puerto. Era un escándalo ese negocio, estaba buenísimo”, continuó diciendo Leonardo Fariña.

Para algunos analistas, estas declaraciones desenfadadas de “el valijero”, son solo parte de su necesidad de acceder a las cámaras televisivas o entrevistas radiales, pero además en un momento muy especial del gobierno de Mauricio Macri, que enfrenta paros y movilizaciones de distinta índole.

Además, llama la atención que solamente haga referencia a Wilson Sanabria, quien se quitó la vida en setiembre de 2015, y no aluda en ningún momento a su hijo Francisco, quien quedó al frente de la mayoría de las empresas y figuraba como titular de Cambio Nelson cuando hace dos semanas decidió cerrar la firma e irse de Uruguay.

Para otros analistas, lo que reveló Fariña es la irrupción de una nueva arista de la mega investigación denominada “la ruta del dinero k”, que se desarrolla en Argentina, pero que nunca se descartó pudiera tener ramificaciones o consecuencias en nuestro país. La pregunta que surge ahora es si parte de ese dinero ¿ingresaría a Uruguay a través de Cambio Nelson?.

Según los registros de Migraciones a los que accedió “Así nos va”, Wilson Sanabria viajó entre 2010 y 2015 al menos 18 veces a Argentina, en la mayoría de los casos por el día, y en ocasiones en vuelos privados. Sanabria se reunió con Fariña en Buenos Aires y Punta del Este, en al menos dos oportunidades, pero nunca habría conocido a Lázaro Báez.

¿Hay vínculo?

El juez federal argentino Sebastián Casanello, viajó el miércoles 8 de febrero a Montevideo, para reclamar por un exhorto en el que había pedido información sobre la presunta compra de un campo por parte de Lázaro Báez en la costa del departamento de Maldonado: El Entrevero.

El viaje fue autorizado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN). Casanello viajó acompañado por su secretario Ariel Sabán (es quien está a cargo del expediente), y el fiscal Guillermo Marijuan, para sostener una reunión con la jueza uruguaya en Crimen Organizado, Maria Helena Mainard.

El campo que le adjudican a Báez -ubicado cerca de José Ignacio sobre la Ruta 10-, fue embargado el año pasado luego que el juez Casanello lo procesara. Ese avance permitió a la jueza uruguaya Adriana De los Santos, encontrar un delito precedente para poder justificar la medida de embargar el inmueble.

Movida

El 29 de abril del año pasado, como lo informara ampliamente MaldonadoNoticias, efectivos de la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas (DGRTID), fueron por segunda vez a los campos a nombre del contador de Lázaro Báez ubicados a la altura del kilómetro 171 de la Ruta 10.

En la ocasión, inspeccionaron 7 hectáreas del predio ubicadas entre la Ruta y el mar, donde solamente hay una casa abandonada, cerrada y sin mantenimiento alguno. De esa manera se completó la inspección de las más de 150 hectáreas propiedad del contador Daniel Rodolfo Pérez Gadín.

La construcción se ubica cerca de la cadena dunar (padrón 26.632). En su interior no pudo hallarse nada de importancia para sumar a la mega causa que involucra al empresario kirchnerista Lázaro Báez y que desató una cadena interminable de allanamientos en la provincia de Santa Cruz.

Las siete hectáreas se suman a las del padrón que se ubica al Norte de la Ruta 10, identificado con el número 26.630, las que fueron revisadas palmo a palmo un día antes, sin que tampoco surgieran elementos de importancia para la investigación que se desarrollaba en argentina.

El jueves 28 de abril de 2016, desde media tarde y casi hasta el anochecer, personal de la DGRTID arribó en dos camionetas al kilómetro 171 de la Ruta 10, unos 8 kilómetros al Oeste de José Ignacio, portando herramientas apropiadas para relevar el sector más amplio del campo.

Los efectivos de la DGRTID recorrieron varios sectores de las 150 hectáreas que son propiedad del contador de Lázaro Báez, Daniel Rodolfo Pérez Gadin, con el objetivo de recoger evidencias y elevar un informe a la Jueza De los Santos. Lo más notorio fue la presencia de ganado que era de un establecimiento vecino.

(Foto: ámbito.com)

e-max.it: your social media marketing partner