La casa del octogenario fue totalmente revuelta en busca de dinero o valores.La casa del octogenario fue totalmente revuelta en busca de dinero o valores.Varias personas son interrogadas por la Policía, que procura aclarar el homicidio del octogenario de la ciudad de San Carlos, encontrado muerto en su casa en las últimas horas de la tarde del pasado sábado 20 de setiembre. Por el momento no se ha revelado el móvil del horrendo crimen.

 

Personal de la Brigada de Hurtos de la seccional 2ª de San Carlos y de la Dirección de Investigaciones, está interrogando a varias personas, por su presunta vinculación con el homicidio de Américo Emilio Moreira Cabrera (87).

Por el momento, la Policía solo contaba con algunas huellas digitales recogidas en la finca de la calle Tomás Berreta, casi avenida Alvariza de la ciudad de San Carlos, porque además no se ha podido saber claramente el móvil del homicidio.

El octogenario habría sido sometido a apremios antes de ser ultimado, entre el sábado 13 y el domingo 14 de este mes, de acuerdo a los resultados de la autopsia practicada unas 12 horas después de haber sido encontrado en su casa.

Si eso ocurrió, el o los asesinos intentaron conocer donde Moreira Cabrera guardaba dinero o eventualmente otros valores, lo que según ha podido saber MaldonadoNoticias no tenía. “Vivía al día”, indicaron conocidos de la víctima.

Quien o quienes lo ultimaron, seguramente ingresaron amparados en la oscuridad de la noche de una de las dos jornadas mencionadas, y se dirigieron a los fondos de la casa. Allí violentaron una abertura por la que ingresaron y atacaron al octogenario.

En el interior estaba todo revuelto lo que indica que buscaron afanosamente valores o dinero. Tampoco se ha podido establecer si la revisación de toda la finca se produjo antes o después que lo ultimaran de varias puñaladas y un profundo corte en el cuello.

El hallazgo

El cuerpo sin vida de Américo Emilio Moreira Cabrera, fue descubierto en el entorno de la hora 18.00 del pasado sábado 20 de setiembre, cuando un familiar fue a su casa de la calle Tomás Berreta. No contestaba, y al ir por el fondo se encontró con una puerta violentada.

El octogenario vivía solo en una finca que no se ha confirmado si era de su propiedad o la había traspasado aunque permanecía alojado en ella. Era jubilado municipal y en los últimos años realizaba algunas changas cortando césped en distintas fincas.

(Foto: MaldonadoNoticias)

e-max.it: your social media marketing partner