En este monte tupido y sucio, el asesino había arrojado el cuchillo con el que descuartizó el cuerpo de su ex cuñada.En este monte tupido y sucio, el asesino había arrojado el cuchillo con el que descuartizó el cuerpo de su ex cuñada.Un hombre de 36 años de edad, confesó en las últimas horas haber ultimado a Yamila Rodríguez (15). Se trata de uno de los cuñados, quien se encontraba separado desde hace poco más de un mes de una de las hermanas de la adolescente.

Yamila Rodríguez (15), fue ultimada y semi descuartizada por un hombre de 36 años de edad, que era la pareja hasta hace poco más de un mes, de una de las hermanas de la adolescente. La última madrugada se quebró y confesó cada detalle.

El individuo, domiciliado en una finca contigua a la construcción en la que solía quedarse Yamila -donde fueron encontradas múltiples pruebas que confirmaron que allí se produjo el homicidio-, reconoció que el 31 de octubre, dos días antes de la desaparición, había tenido relaciones con ella.

Contó en detalle que ese día Yamila llegó alcoholizada (lo que no se puede probar) y que no tuvo inconvenientes en mantener relaciones sexuales con ella. Todo indica que le dio muerte con un objeto contundente tal vez porque la menor se negó a una nueva relación.

En la casa de este individuo, allanada en la mañana de este miércoles, se encontró un pilot de color amarillo con manchas de sangre y más tarde un pantalón que completaba el equipo para lluvias, con manchas similares. En la casa faltaba un cuchillo.

Ese cuchillo fue encontrado el mediodía de este jueves, a partir de la confesión del asesino; es de unos 25 centímetros de hoja, de mango blanco, del tipo de los que se utilizan en carnicerías e incluso pizzerías. No apareció aún el objeto con el que la golpeó.

Este individuo ya había sido interrogado, negando tener cualquier vinculación con el horrendo hecho; incluso dijo que un vidrio roto en su casa había sido resultado de un robo durante el cual, entre otras, cosas, le robaron ese cuchillo que recién ahora fue encontrado.

No se han revelado aún otros detalles, vinculados a los pasos posteriores del asesino tras darle muerte a Yamila, ni como tramó deshacerse del cuerpo, lo que tuvo que hacer “apurado” antes de poder sacarlo totalmente descuartizado del lugar del crimen.

Tras dos horas de búsqueda, en medio de un gigantesco operativo, el arma blanca fue encontrada en un monte en la intersección de las calles San Remo y San Pablo, en el residencial barrio San Rafael de Punta del Este, poco después de la hora 12.00 de esta jornada.

Por ahora no se ubicó el elemento contundente con el que el asesino golpeó en el cráneo a Yamila, así como un colchón que no estaba en la habitación donde ocurrió el crimen.

(Foto: MaldonadoNoticias)

e-max.it: your social media marketing partner