El caso de Mariela Alzueta es confuso, por cuanto no se sabe exactamente la gravedad de lo que hizo como para perder definitivamente el permiso para trabajar en calle Florida, frente a la sucursal del Brou Maldonado. Ella tuvo un altercado con una funcionaria banco que además, es edil departamental del Partido Nacional, quien la denunció.

 

Mariela Alzueta es muy conocida en el centro de Maldonado, donde cumple tareas como cuidadora de vehículos desde hace 25 años, en calle Florida, entre Sarandí y 18 de Julio. Pero todo cambió para ella hace unos 3 meses cuando fue denunciada por una funcionaria del Brou que además, es edil del Partido Nacional.

La mañana de este lunes, familiares y amigos de María se manifestaron pidiendo que se le habilite nuevamente el permiso, en la explanada de la Intendencia de Maldonado, porque a partir de la suspensión del mismo, hace 3 meses, no percibe ningún ingreso para mantener a parte de su familia.

En diálogo con un móvil del periodístico Frecuencia Abierta de Aspen FM de Punta del Este, Mariela Alzueta contó que, “tuve un intercambio de palabras con una funcionaria del banco (República) que a la vez es edil del Partido Nacional”, y posteriormente, “fui citada por la Intendencia”.

En aquel momento (en el mes de mayo), dijo que fue informada solo verbalmente por Tránsito de la comuna, de que tenía el permiso suspendido por tiempo indeterminado, “por el intercambio de palabras que tuve con la funcionaria del banco”, y que su caso pasaría al área jurídica.Mariela Alzueta solo quiere respuestas y poder volver al trabajo que desarrolla desde hace 25 añosMariela Alzueta solo quiere respuestas y poder volver al trabajo que desarrolla desde hace 25 años

Dijo que tras ello concurrió en varias oportunidades a la dirección general de Tránsito de la Intendencia de Maldonado, pero que nunca fue atendida por el director de la dependencia, Juan Pígola, u otro jerarca, para poder dar su versión sobre lo ocurrido o conocer detalles de la denuncia contra ella.

En los últimos días, le llegó una resolución de la dirección general de Tránsito y Transporte de la Intendencia de Maldonado, con la revocación del permiso para desarrollar la tarea, sin haber tenido el derecho a hacer algún tipo de descargo o conocer el contenido de lo denunciado.

“Yo lo que espero es una solución a mi situación laboral, porque yo tengo familia, tengo hijos a cargo, incluso una de mis hijas menores de edad cursó la enfermedad del Covid, y en plena pandemia no tenía nada, la tuve 45 días en la cama. Traté de volver a la Intendencia a pedir una solución y tampoco”, narró.

Una de sus hijas, Fabiana, ha realizado distintas gestiones en apoyo a su madre, porque entiende que debe ser juzgada de la misma manera que cualquier otra persona, y recordó que hasta ediles y otros profesionales se han tomado a golpes de puño y las decisiones no fueron las mismas.

Agregó que su madre tuvo que generar un expediente por su cuenta en el que figuran firmas de usuarios que califican su trabajo favorablemente, “porque que ella tenga quejas o denuncias, no es representativo de todas las personas que van al estacionamiento”, puntualizó Fabiana.

Finalmente, Mariela admitió que 15 años atrás tuvo algunas quejas en su contra pero que eso quedó superado, por lo cual año tras año presentó lo requerido y obtuvo la autorización correspondiente para desarrollar la tarea de cuidadora de vehículos o cuidacoches en el centro Maldonado.

e-max.it: your social media marketing partner