Imagen de la parte posterior de la Trump Tower Punta del Este, donde se observa que el cerramiento exterior solo llega al piso 16.Imagen de la parte posterior de la Trump Tower Punta del Este, donde se observa que el cerramiento exterior solo llega al piso 16.En las últimas horas se confirmó que la obra, iniciada en 2014, se detiene por tiempo indefinido y que los 40 trabajadores en Seguro de Paro fueron despedidos sin respetarse el acuerdo suscripto ante el Mtss en octubre. El Sunca analiza los pasos a seguir, así como una serie de proveedores con los que Faroy S.A. mantiene deudas.

 

Como lo informara en su momento MaldonadoNoticias, el 3 de octubre pasado en las oficinas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (Mtss) de Maldonado, se cumplió una instancia en la cual la empresa se comprometió a enviar al Seguro de Paro solo por 2 meses a toda la plantilla de trabajadores.

Eso implicaba que el 1° de diciembre, los 40 obreros volverían a sus puestos arrastrando la antigüedad que ya tenían (se respetaba la fecha del primero ingreso) y con trabajo asegurado hasta el final de la obra. En las últimas horas se confirmó que Faroy S.A. despidió a toda la plantilla.

De acuerdo a los datos obtenidos por MaldonadoNoticias, no solo no se respetó el acuerdo suscripto en octubre, sino que se ofreció un despido que alcanzaría los $ 120.000 por trabajador, extremo que no fue aceptado por los negociadores del Sunca que exigen se contemple hasta el final de la obra.

El gremio de los trabajadores de la construcción analiza los pasos a seguir, uno de los cuales sería el inicio de una demanda a la empresa, y el otro, presionar con un conflicto que podría afectar, en principio, a todas las obras que se están desarrollando en estos momentos en Maldonado.

La empresa Faroy S.A., a cargo del proyecto, había planteado hacer una pausa por algunos meses en tanto se solucionaban problemas financieros que, podrían estar vinculados a la situación argentina y a la lenta comercialización de las unidades. Los inversores, precisamente, son argentinos.

El matutino The New York Times, el 2 de junio de este año sostenía en un informe que la torre “cilíndrica” de Punta del Este se estaba convirtiendo en “la más reciente debacle de la extensa cartera de propiedades de la Organización Trump”, un negocio encarado con una firma inmobiliaria argentina.La vista desde la rambla de Punta del Este no revela el escaso avance que tiene la estructura interior de los 24 pisos de la torreLa vista desde la rambla de Punta del Este no revela el escaso avance que tiene la estructura interior de los 24 pisos de la torre

Señalaba que “la construcción avanza a duras penas, en parte debido a que actualmente menos de un cuarto de los trabajadores necesarios están trabajando”, y porque, “la agencia inmobiliaria con sede en Miami que está a cargo de la venta de los condominios demandó al desarrollador local de Trump”.

Según el informe del prestigioso matutino norteamericano, “algunos compradores ahora están buscando vender sus unidades, lo cual posiblemente haría que los precios bajen justo cuando el proyecto necesita captar efectivo mediante la venta de nuevas unidades”.

También recordaba que, como sucede con otros desarrollos internacionales, la Organización Trump no estaba construyendo la torre de Punta del Este, “más bien otorgó la licencia de uso del nombre ´Trump´ a cambio de quedarse con una comisión de la venta de unidades”.

A comienzos de este año, Eric Trump, hijo del presidente de Estados Unidos, estuvo algunos días en Uruguay y particularmente en Punta del Este, donde visitó la torre, participó en algunos eventos y anunció que para fines de este año el emprendimiento estaría culminado.

Trump realizó su tradicional visita a la obra de la torre Punta del Este que se erige en la Playa Brava, como lo hizo en otras ocasiones, y volvió a remarcar que sería la torre más exclusiva de toda Sudamérica, y el primer y único emprendimiento inmobiliario de la región con la marca Trump.

Estuvo acompañado por Moisés Yellati, socio argentino de YY Development Group, y Juan José Cugliandolo, director ejecutivo de la desarrolladora. Junto al equipo de arquitectos, el empresario recorrió las obras anunciando que, de acuerdo con el avance, culminarían a lo largo de este mismo año.

Sin embargo, hoy se confirma que solo fue una acción de marketing en procura de soluciones a problemas financieros que, se arrastran desde hace unos dos años. Ahora incluso, se ordenó cerrar el showroom y el único trabajador que oficiaba de “cuidador” o “sereno” también quedó desafectado.

MaldonadoNoticias pudo saber que gran parte de la estructura interior de la torre “está cruda” y que hay trabajos en yeso solamente en los primeros pisos. Además, el cerramiento que se observa abarca solamente el frente de la torre para mostrar una imagen que no revela la realidad.

La parte posterior, solo tiene cerramiento exterior de vidrio hasta el piso 16, por lo cual distintos sectores ya muestran los efectos propios de aquellas estructuras expuestas al salitre; varios ascensores de servicio, aún se encuentran en los fondos de la obra sin haber sido sacados de grandes cajas.

Las mismas fuentes indicaron que a la obra, en el mejor de los casos, todavía demandaría de trabajos por otros dos años para quedar concluida. Por el momento no se conoce la reacción de compradores que ya abonaron la totalidad de las unidades adquiridas, y de otros que financiaron a 20 años.

La obra se inició en el año 2014 y se preveía que culminara en 2016. Sin embargo casi 4 años después de la fecha prevista, por sucesivos retrasos el proceso fue muy lento y el avance por momentos imperceptible. Ahora se suma esta detención total que no se sabe por cuánto tiempo será.

e-max.it: your social media marketing partner