El Juez Penal de 10° Turno de Maldonado, procesó con prisión y con diferentes medidas sustitutivas, a dos individuos que en los últimos días protagonizaron distintos casos de violencia doméstica. Uno agredió a su pareja, y otro, alcoholizado y armado amenazó de muerte a su ex pareja.

Un individuo de 34 años, fue enviado a prisión tras atacar con un arma blanca a otro en una finca del barrio Odizzio de Maldonado. El hecho ocurrió en horas de la madrugada del 30 de enero.

Un delincuente que cometió tres robos en la zona de balneario El Chorro, fue rápidamente atrapado por la Policía y sometido a la Justicia que lo envió a prisión. En San Carlos, otro sujeto que robaba dentro de una casa cayó en manos de la autoridad y también fue a la cárcel.

Un hombre que fue herido de arma blanca en una mano, fue intervenido quirúrgicamente, mientras la Policía procura saber que ocurrió. El herido fue liberado recientemente de la cárcel de Las Rosas.

Otros tres delincuentes que cometieron distintos robos en la ciudad de Maldonado, fueron atrapados por la Policía, puestos a disposición de la Justicia, y finalmente enviados a la cárcel de Las Rosas. Un cuarto individuo fue procesado por otro hurto, pero sin prisión.

Enrique Nicolás Pérez Ricardi, nuevamente enviado a la cárcel por varias rapiñasUn peligroso delincuente de 20 años de edad, que en julio de 2016 había sido enviado a prisión por su participación en un hecho de sangre ocurrido en un bar de Maldonado, fue nuevamente tras las rejas, como autor de dos rapiñas, lesiones personales y porte de arma. Otro tuvo el mismo destino por delitos similares.

El dúo de jóvenes provocó daños en el frente de una finca y en un coche con pintura negra, y más tarde rompían un local comercial con aparente intenciones de robarlo, cuando fueron sorprendidos por un sereno de la Peatonal Sarandí. Uno de los iracundos sujetos, tomó a golpes al trabajador.

Un caso de abuso sexual de una adolescente -que se conoció en agosto de 2016-, desembocó en los últimos días en el procesamiento de su madre por un delito de omisión de los deberes inherentes a la Patria Potestad. El año pasado, el abusador que era ex pareja de ésta mujer, había sido enviado a prisión.

La casa que el holandés estaba refaccionando en Pan de Azúcar y tenía a la venta por Internet cuando fue atrapado en 2015. Un holandés, que en mayo de 2015 fue atrapado en Pan de Azúcar (donde se había radicado) y luego juzgado como responsable de una mega estafa a nivel internacional, ahora fue procesado por almacenamiento y distribución de pornografía infantil. Parte del material lo tenía en la cárcel.

Por el delito de receptación un individuo fue remitido a prisión, en tanto otro fue procesado con medidas sustitutivas. Un tercero por un robo menor también fue enviado a Las Rosas.

El caso del pastor de la Iglesia Pentecostal que días atrás estaba requerido por una denuncia penal radicada ante un Juzgado de Maldonado, por la presunta apropiación de más de $ 3 millones del diezmo, tuvo un inesperado giro cuando se supo que en realidad, se le debe a él mucho más dinero que ese por un despido considerado “abusivo”.

Dos personas que fueron detenidas durante un allanamiento en su casa de balneario Buenos Aires, donde se encontraron todos los efectos de un robo perpetrado en La Barra hace poco más de 3 meses, recuperaron la libertad.

Una mujer de 31 años de edad, fue procesada sin prisión por un delito de receptación, tras ser encontrada en la capital del país en poder de dos iPod que habían sido robados de una finca sita en avenida Del Cabildo y calle Thomas Navarro, Punta del Este.

Una mujer de 42 años, responsable de las finanzas de una iglesia del centro de Maldonado, fue procesada sin prisión por un delito continuado de apropiación indebida, en tanto un pastor fue detenido en las últimas horas y podría ir a prisión. Están acusados por el faltante de unos $ 3 millones del diezmo.

Un repartidor que fue robado en el barrio Perlita de la ciudad de Maldonado, salvó su vida de milagro, ya que tras detener al autor que era un menor de edad, fue apuntado con un arma de fuego por un joven amigo del precoz delincuente. El mayor terminó en la cárcel y el menor en dependencias del INAU.