El domingo 8 de mayo, la Policía se desplazó hacia la zona de San Rafael, en Punta del Este, donde un hombre había atrapado a un sujeto que poco antes había llamado a la puerta de su casa solicitando dinero, pero sin que se diera cuenta le robó un teléfono celular.

En ambos casos, los autores fueron penados con medidas sustitutivas a la prisión, a pesar de que uno fue imputado por dos delitos de receptación, y otro por la autoría de tres hurtos.

Seccional policial 3a. de la ciudad de Pan de AzúcarCometió una serie de robos desde el 26 de abril hasta el 4 de mayo, hasta que fue atrapado por la Policía. Le imputaron un solo delito de hurto, pero tres de receptación.

Cayó en manos de la Policía cerca del lugar donde había robado, en un edificio de calle 25 de Mayo de Maldonado, y a pesar de sus profusos antecedentes fue penado con 6 meses de prisión. También atraparon a otro delincuente en momentos que robaba una casa de barrio Hipódromo, el que fue condenado a 5 meses de cárcel.

Se trata de un delincuente de 37 años que a lo largo del tiempo ha cometido innumerables robos en fincas particulares. Ahora cayó como autor de un robo en la barbacoa de un chalet de Punta del Este. Lo esperan otros 13 meses de cárcel.

Imagen referencialLa mujer fue sorprendida junto a un sujeto que se dio a la fuga, en el interior de una casa que en ese momento no tenía moradores, en el barrio Santa Teresita de Maldonado. Por otra parte, el autor de varios robos en un supermercado de avenida Aiguá, marchó a prisión por 6 meses.

Se trata de un joven que se encontraba alojado en un campo ubicado sobre Ruta 9, donde solamente trabajó un día según narró el encargado. A todo esto, otro joven fue encontrado durmiendo en el patio de una casa de Piriápolis y terminó ante la Justicia.

El asesino del profesor de inglés, que fue contratado para ejecutarlo por menos de $ 10.000, era el último de los 7 protagonistas de aquel episodio que aún no había recibido condena. Fue quien en forma efectiva disparó al menos dos balazos, uno de los cuales impactó en la frente de la víctima y le provocó la muerte.

Ocurrió días atrás en Maldonado y terminó con el protagonista condenado por su responsabilidad en tres delitos, por los que deberá cumplir una serie de medidas sustitutivas a la prisión. En otro caso, un hombre fue formalizado por robarle a una vecina una cámara de video vigilancia y dañarle la pintura del auto.

Imagen referencialEl 11 de abril, estos mismos delincuentes habían sido condenados por un hurto agravado, pero como eran primarios, accedieron a una pena de libertad a prueba. Ahora están en la cárcel.

El viernes último, la Policía reconoció a un conocido ladrón mientras se desplazaba en una zona donde ya ha cometido otros delitos y decidió intervenirlo. Circulaba por avenida Roosevelt y calle San Ciro en bicicleta llevando una garrafa de supergas y una serie de herramientas manuales que habían sido hurtadas.

Fue resultado de una de las líneas de investigación que sigue la Policía en esa ciudad, para desactivar puntos de venta de sustancias estupefacientes y sacar de circulación a distintos protagonistas de este delito.

Cristian Javier Bordenave Ferreyra, esta vez robó herramientas manuales en un local del barrio Villa Delia de Maldonado.El hurto había ocurrido el 19 de abril en el barrio Villa Delia de Maldonado, en tanto que el autor, ahora tras las rejas, pudo ser detenido el 28 del mismo mes por personal del grupo PADO.

Fue detenida por la Policía y sometida a la Justicia que la condenó por violación de domicilio y daño. En tanto, en otro caso de violencia doméstica, un hombre que se quitó la tobillera electrónica, ahora fue condenado por el delito de retiro o destrucción de medios o dispositivos electrónicos.

Se trata de un delincuente de 47 años que cuenta con múltiples antecedentes penales, la mayoría por el robo de vehículos de todo tipo, aunque en los últimos años parece haberse enfocado en las garrafas de supergas.