Un hombre de 69 años, que aún estaba purgando una pena de libertad vigilada por comercialización de estupefacientes en una boca del barrio Sarubbi de Maldonado, nuevamente fue condenado por suministro y fue enviado a la cárcel por dos años y medio.

No tenía antecedentes penales y cometió la seguidilla de hurtos en poco menos de un mes, en estacionamientos, garajes y subsuelos de edificios en distintas zonas de Punta del Este, centro de Maldonado y Ruta 10.

Fue detenido en un automóvil a la altura de La Capuera, cuando circulaba por la Ruta Interbalnearia junto a su pareja. Se estima que el delincuente enviado ahora a la cárcel por 3 años, abastecía varias bocas en la ciudad de Pan de Azúcar.

Se llevaron varios efectos de una mueblería pero los vieron y cuando intentaban escapar, los atrapó la Policía.Con mucha destreza lograron sortear un muro y luego, desde el interior, abrieron un portón para retirarse con el botín. También fue condenado otro ladrón que se llevó herramientas y otros efectos de un garaje del centro de Maldonado, y formalizado un joven que en La Barra hurtó un par de chinelas y dos pares de medias.

Uno de los casos involucra a un sujeto que a pesar de tener medidas cautelares y no poder acercarse a sus familiares, protagonizó dos incidentes consecutivos. En otro, un violento individuo se quitó la tobillera electrónica y la arrojó en la playa. Un tercero, fue internado en el Vilardebó tras agredir a un compañero de trabajo en San Carlos.

Adrián Nicolas Pizzani Cardinal, aprovechó la chance de trabajo que le dieron para volver a robar.En la mayoría de los casos se trata de individuos que ya eran poseedores de otros antecedentes penales por delitos tales como hurto, violación de domicilio o receptación.

Imagen referencialUna mujer de 46 años, condenada en agosto por violencia doméstica, incendio, desacato y violación de domicilio, ahora fue enviada a la cárcel por haberse quitado la tobillera electrónica que portaba.

Tras la concreción de varios allanamientos, cuatro hombres comparecieron ante la Justicia, terminando imputados por un delito continuado de negociación de estupefacientes y enviados a la cárcel.

Además, otros delincuentes fueron sometidos a la Justicia por robo de distintas características cometidos en el centro de Maldonado, en Piriápolis y en Punta del Este.

El imputado tiene 37 años y es autor de distintos delitos a lo largo de los últimos, años incluso uno en el que ejerció extrema violencia contra un anciano para robarle dinero y electrodomésticos.

Fue resultado de un procedimiento realizado por efectivos policiales de la Zona Operacional 3, que se movilizaron tras ser alertados por disparos de arma de fuego en una casa de avenida Andrés Ceberio. Se encontró droga y un arma, y dos individuos -de cuatro personas detenidas- terminaron ante la Justicia.

El hecho ocurrió días atrás en una zona de campaña al Este de Pan de Azúcar, y fue perpetrado por un sujeto de 36 años, con antecedentes por robos similares en otras propiedades del área rural.

En la ciudad carolina, en un confuso episodio del que la Policía no brindó detalles, un hombre golpeó a una mujer que concurrió a su casa, en tanto que en la capital departamental, un individuo agredió y lastimó a su propia madre.

Se trata de un joven de 21 años, carente de antecedentes penales, que según dispuso la Justicia, deberá cumplir prisión preventiva por 180 días.

Tiene 29 años, y desde el año 2015 a la fecha ha cometido una gran cantidad de robos en fincas particulares y comercios de distintos rubros de Maldonado y Punta del Este. En muchas oportunidades fue atrapado por particulares o por la Policía poco después de haber concretado un ilícito.