*) Ec. Pablo Broder

La elección que acaba de transcurrir, genera para muchos la sensación que no se trata sólo de una votación ordinaria, sino que está en juego el rumbo definitivo del país, luego de un ciclo insatisfactorio, prolongado estancamiento económico, sensación de pérdida de sentido como nación, y generalizado desaliento que conduce como consecuencia obligada, a una alta abstención electoral.

Sus resultados, si bien no serán definitorios en vistas al futuro, constituyen un dato insoslayable respecto de la elección de octubre próximo.

El actual proceso electoral, en el cual la real competencia reside en la oposición, mostró algunas facetas distintivas:

* Una campaña de la que desertaron el Presidente y la Vicepresidente.

* Un candidato a presidente oficialista que es al mismo tiempo ministro de Economía de una sociedad en creciente crisis, donde el precio del dólar, ese eterno termómetro social, superó los 700 pesos, número que llevaría la devaluación del actual gobierno al 1000 por ciento desde que asumió.

* Economistas que ubican la inflación mensual de los próximos meses entre el 10 y el 12 por ciento.

* Un Gobierno en el que conviven, simultáneamente, el anticapitalismo liderado la vicepresidente y la versión capitalista encarnada (a veces ambivalentemente) por su actual candidato presidencial. 

* Alta abstención de una franja de la sociedad.

* Otro sector de votantes condicionados ya sea por el fanatismo político, alta ideologización, y/o por los mecanismos del aparato partidario/estatal conduciéndolos a las urnas.

* En la última semana, una oleada de asesinatos, testimoniando el crecimiento geométrico de la inseguridad y el narcotráfico, y que indudablemente influyó en la votación.

LOS RESULTADOS

Los votos arrojarían algunas primeras conclusiones:

* una espectacular elección de la derecha libertaria, constituyéndose en la sorpresa política de la jornada, y firme candidato a la presidencia

* derrota histórica del oficialismo, coherente con el estado deteriorado del país.

* en Juntos por el Cambio, que fue hasta ahora la principal oposición y que ha dejado de ser tal, un resultado global decepcionante, causado por su encarnizadalu cha interna, autodestructiva como se demostraría en la elección.

* continuidad de los magros resultados de los extremismos más radicalizados, ya sea de derecha como de la multiplicada y antipódica izquierda en sus distintas expresiones.

* alta abstención no diferente de las registradas en las recientes elecciones provinciales, ratificando un estado de ánimo social ya descripto.

Existe la posibilidad que el actual proceso político, que deberá confluir en las próximas elecciones generales, pueda ser el determinante  del final de una larga era: la del populismo, enquistado por décadas en las entrañas del poder político y del entramado social, formato que en esencia, se agotó. La economía que lo sustentaba, esto es el gasto público financiado con impuestos, llegó a un límite. Por ello, sus promesas sociales quedaron vacías de contenido y solo le queda la forma, es decir su dinámica de polarización política.

Siguió sobreviviendo en la Argentina su  insistencia, no ya en su redistribucionismo ni en sus insuficientes aportes a la inclusión social, sino la grieta, la creación de un eterno enemigo, su desprecio a las instituciones, su renuencia a la rendición de cuentas, y fundamentalmente la firme ideologización que lo ha convertido en dogma.

El estado calamitoso del país, hundido en una inflación galopante, los resultados electorales últimos, y la absoluta atomización del oficialismo gobernante, abonan con fuerza la idea que un cambio de época esta por sobrevenir, de características aún muy inciertas.

Lo concreto que los próximos largos meses hasta las elecciones generales a realizarse en el mes de octubre, será un larguísimo camino a transitar para todos los argentinos.

*) Es Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, habiendo realizado cursos de especialización en Economía Moderna en la Universidad Federico Santa María (Valparaíso, Chile).

Presidente honorario de la Fundación Grameen Argentina.

Sus libros: “Fundamentos de la Economía”; “Desarrollo y Estancamiento en el Proceso Económico Argentino”; “La Argentina y el Mundo”; “La convertibilidad en crisis”; “La Argentina de la posconvertibilidad”; “Dos años en la era K”; “Mitos y realidades en la era K” y “El ocaso de la era K”.

*) FAO

En el encuentro, al que acudieron jefes y representantes de los servicios veterinarios de nueve países de América Latina y el Caribe, expertos internacionales, y representantes de la OMSA y de la OPS, se discutieron las ventajas, desventajas y requerimientos de la vacunación, así como las consideraciones para la toma de decisión de esta alternativa.

*) Javier Claure Covarrubias

Los expertos aseguran que el albinismo es una condición genética que da lugar a la mutación de uno o varios genes que están asociados con la melanina, el pigmento que define el color de nuestros ojos, piel y cabello. En otras palabras, las personas albinas carecen de pigmento de melanina, y esta circunstancia afecta gravemente a su salud. Según las Naciones Unidas, el albinismo es un trastorno poco frecuente.

*) Ec. Pablo Broder

Esta vez, al igual que semanas atrás fue Jujuy, la provincia de San Juan podría constituirse en otro espejo adelantado de la realidad nacional. En ambos casos, su significado cobra gran relevancia, por su posible proyección futura.

*) FAO

La FAO y sus socios coeditores de las Naciones Unidas (FIDA, PMA, OMS y UNICEF) presentarán la edición 2023 del informe “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo” (SOFI) en Nueva York, el 12 de julio de 2023.

*) Ec. Pablo Broder

 

En el tratamiento mediático de la realidad que aqueja a la castigada Argentina, fácil resulta encontrar casi con exclusividad, los habituales temas que llevan a la desesperanza, la deserción, o la resignación, tales como:

- Inflación anualizada estimada cercana al 140% y tercera en el ranking mundial

- pobreza en casi la mitad de la población

- indigencia del 10%

- 54% de población infantil sumida en la pobreza

- alta abstención electoral

- inseguridad generalizada

- récord de argentinos solicitando residencia en el extranjero ( Uruguay, Brasil, España, etc.)

- y en los últimos días, el escándalo chaqueño de un crimen posiblemente perpetrado por allegados al máximo poder.

No obstante, resulta escaso el lugar dispensado a un hecho aleccionador ocurrido en la provincia de Jujuy, por el cual se aprobó una reforma de la Constitución local, estableciendo la “prohibición de cortes de calles y de rutas” y de “toda otra perturbación al derecho a la libre circulación de las personas y la ocupación indebida de edificios públicos” en el ámbito provincial.

También incluye la limitación de la reelección de legisladores e intendentes, y la modernización del sistema de auditoría del Estado, entre otras normas.

No pudo concretarse, lamentablemente, la totalidad del proyecto original, que incluía cambiar el régimen electoral, eliminando las elecciones de medio término, - verdadera rémora para la ejecución de planes de gobierno de cualquier poder ejecutivo- no obstante lo cual, el avance institucional que supone la reforma, resulta altamente ejemplificador.

A su vez, ante un posible (y esperable) cambio de signo en la conducción política en el orden nacional, este logro, en su momento, debería ser replicado en todo país.

También como una penosa réplica de lo que ocurre en el orden nacional, la reforma sancionada generó el rechazo de sectores gremiales y organizaciones piqueteras, que desplegaron diferentes manifestaciones en contra de la reforma, obligando a las fuerzas de seguridad a disolver los piquetes de los distintos caminos provinciales donde grupos de manifestantes cortaron el tránsito y se enfrentaron con la Policía a piedrazos.

La polémica alrededor de las detenciones que se produjeron durante dichas protestas, así como el viaje a la provincia del Secretario de Derechos Humanos de la Nación, y declaraciones de funcionarios del orden nacional, llevaron a las autoridades provinciales a exhibir parte de los prontuarios de los detenidos, que incluían delitos como robo, lesiones, hurto y amenazas, entre otros, así como videos donde se observa a manifestantes arrojando piedras a los policías, a la vez que a denunciar una actitud propiciatoria de los disturbios por parte del gobierno nacional, señalando: “El derecho a la paz social y la convivencia democrática pacífica es un triunfo histórico del pueblo de Jujuy” … “Por lo tanto, no limitamos los derechos; al contrario, los ampliamos. El objetivo es generar condiciones para que los derechos de los demás no se vean afectados. No es solo circular, es vivir en paz, no ser objeto de amenaza.”  (La Nación 19-6-23)

Se decía en el título “Jujuy ¿espejo para el país?”

Efectivamente, las prescripciones constitucionales votadas grafican la imperiosa necesidad de que se extiendan al ámbito nacional, y resultan espejo anticipatorio para toda la Nación, que en caso de poder, un nuevo gobierno en 2024, emprender las imprescindibles reformas tales como las prescriptas en la nueva constitución jujeña, deberá inevitablemente enfrentarse con las fuerzas inmovilizadoras que pretendan abortar cualquier intento de modificación del statu quo, que está condenando a la Argentina a ocupar los últimos escalones del concierto internacional, y a la carencia, no sólo de un presente, sino fundamentalmente a la posibilidad de vislumbrar un futuro esperanzador.

*) Es Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, habiendo realizado cursos de especialización en Economía Moderna en la Universidad Federico Santa María (Valparaíso, Chile).

Fue profesor y miembro del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires; y profesor (en la carrera de postgrado) y director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de la Cuenca del Plata, Corrientes. Argentina.

Presidió la Fundación de la Facultad de Ciencias Económicas, fue miembro del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital Federal, y Secretario General de la Sociedad Internacional para el Desarrollo en Argentina.

Fue Secretario de Programación Económica del “Gabinete de la Oposición” de la Unión Cívica Radical (Comité Nacional). Ha sido el introductor en la Argentina del programa Grameen, siendo a su vez presidente de la Fundación Grameen Argentina y representante honorario para la Argentina y el Paraguay del Profesor Muhammad Yunus, creador del Grameen Bank (el Banco de los Pobres) en el mundo.

Expositor en diversos congresos, nacionales e internacionales, columnista en medios gráficos, radiales y televisivos, es autor de numerosos artículos.

Sus libros: “Fundamentos de la Economía”; “Desarrollo y Estancamiento en el Proceso Económico Argentino”; “La Argentina y el Mundo”; “La convertibilidad en crisis”; “La Argentina de la posconvertibilidad”; “Dos años en la era K”; “Mitos y realidades en la era K” y “El ocaso de la era K”.

Desarrolla su actividad en el ámbito público y privado, como director y asesor de gobiernos locales, empresas e instituciones.

*) Alberto Fernando Prandi De Césare 

Hace poco más de 500 años los europeos llegaron a nuestro continente y no lo hicieron para evangelizar a los pueblos originarios sino para tomar la diversidad de riquezas existentes en las distintas partes de América, en su sentido más amplio, y así lo hicieron durante muchísimos años, claramente demasiados. Diezmaron poblaciones enteras y muchas veces hasta su exterminio, lo que ocurrió en nuestro país es un claro ejemplo de ello.

*) Javier Claure Covarrubias

 

La Isla de Gorea, situada a unos tres kilómetros de Dakar, capital de Senegal, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1978. Es un hermoso lugar donde los turistas se dan cita para conocer una parte de la historia de este país africano.

*) Ec. Pablo Broder

En la muy castigada Argentina, se está viviendo una paradoja temporal. El país se acerca velozmente a próximos eventos electorales que hacen más precipitada la acción política y donde las discusiones, desvelos y proclamas de los partidos son fundamentalmente autorreferentes y distantes de las preocupaciones de la gente.

También se aproxima una fecha, no tan institucionalmente comentada pero de indudable nivel de preocupación y angustia para muchos atribulados contribuyentes, como es el vencimiento del impuesto a los Bienes Personales.

Este gravamen, que se consideró temporario, que se aplica desde 1992, reemplazó a un más razonable tributo al patrimonio neto y donde el destino de su recaudación era el pago a jubilados en un 90%, mientras que en la actualidad se deriva a rentas generales (esto es la bolsa sin fondo de la macrocefalia estatal).

En sus inicios, incluía a personas que poseyeran un patrimonio considerable, es decir un conjunto de bienes y derechos que no fuera común u ordinario. Se buscaba gravar con un impuesto a quienes demostraran un alto nivel de riqueza material.

Ya no ocurre eso, debido a que en nuestro país, prácticamente cualquier persona que sea propietaria de un automotor o un pequeño inmueble puede ser considerado contribuyente.

Resulta indiscutible que los habitantes de cualquier país deben solventar con sus contribuciones la indudable carga que los diferentes estamentos públicos despliegan en cumplimiento de su tarea política, de educación, defensa y seguridad, y de protección de los sectores más desguarnecidos, sobre la base de impuestos direccionados a la población que esté en condiciones de abonarlos, con razonabilidad y equidad en la distribución de la carga recaudatoria.

En este sentido, la prohibición local de considerar las deudas (tenerlas en cuenta implicaría gravar adecuadamente el real patrimonio) lo convierte en un impuesto confiscatorio.

Por otra parte, la carga impositiva de la mayoría de los países, se centra en la capacidad contributiva, expresada fundamentalmente en el nivel de ingresos de cada habitante, y no en su patrimonio.

Gran cantidad de contribuyentes podrían demostrar que sus rentas actuales son nulas o no resultan suficientes para afrontar el pago de Bienes Personales, no obstante lo cual deben continuar oblando este gravamen, con un proceso de descapitalización paulatino y creciente.

Impuestos que recaen sobre el patrimonio rigen en pocos países, pero de hacerlo, sus alícuotas son menores a las de la Argentina, los montos mínimos para comenzar a tributar son muy superiores y además contemplan la deducción de los pasivos.

En el caso del Uruguay se aplica el llamado impuesto al Patrimonio, que a diferencia de lo que sucede en la Argentina, se considera como patrimonio no sólo lo que el contribuyente tiene sino también lo que debe.

En el caso de las personas físicas, los activos que tengan los uruguayos en el exterior de su país están exentos del impuesto. Otra diferencia con la Argentina, donde también deben incluirse bienes y dinero depositado en el exterior.

Las tasas por escalas progresivas que allí se aplican y los montos mínimos no imponibles son mucho menos gravosos que en la Argentina.

En síntesis, con este injusto impuesto, en nuestro país se ahuyentan inversiones, se desmotiva al ahorro, e incentiva la fuga de capitales hacia los denominados “paraísos fiscales”.

Retornando al principio de estas líneas: ante la cercanía de actos electorales, y también del vencimiento de la obligación de hacerse cargo de un tributo que supone una arbitraria exacción, especialmente a la ya muy castigada clase media, inerme frente al avance del Estado fagocitador, no se ha escuchado aún ni en el nivel político ni en el legislativo, expresión alguna que haya denunciado y asumido esta temática.

Nada se puede esperar del oficialismo K, que ha llevado esta injusticia a un nivel superlativo.

Pero, ¿y la oposición? Simplemente silencio.

 

*) Es Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, habiendo realizado cursos de especialización en Economía Moderna en la Universidad Federico Santa María (Valparaíso, Chile).

Fue profesor y miembro del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires; y profesor (en la carrera de postgrado) y director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de la Cuenca del Plata, Corrientes. Argentina.

Presidió la Fundación de la Facultad de Ciencias Económicas, fue miembro del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital Federal, y Secretario General de la Sociedad Internacional para el Desarrollo en Argentina.

Fue Secretario de Programación Económica del “Gabinete de la Oposición” de la Unión Cívica Radical (Comité Nacional). Ha sido el introductor en la Argentina del programa Grameen, siendo a su vez presidente de la Fundación Grameen Argentina y representante honorario para la Argentina y el Paraguay del Profesor Muhammad Yunus, creador del Grameen Bank (el Banco de los Pobres) en el mundo.

Expositor en diversos congresos, nacionales e internacionales, columnista en medios gráficos, radiales y televisivos, es autor de numerosos artículos.

Sus libros: “Fundamentos de la Economía”; “Desarrollo y Estancamiento en el Proceso Económico Argentino”; “La Argentina y el Mundo”; “La convertibilidad en crisis”; “La Argentina de la posconvertibilidad”; “Dos años en la era K”; “Mitos y realidades en la era K” y “El ocaso de la era K”.

Desarrolla su actividad en el ámbito público y privado, como director y asesor de gobiernos locales, empresas e instituciones.

 

*) FAO

Ejemplos de extraordinarios sistemas de coexistencia humana y animal que han contribuido a preservar la biodiversidad y proporcionar seguridad alimentaria. Si alguien se propusiera elaborar una estrategia para preservar en el futuro algunos de nuestros sistemas agrícolas y alimentarios más vitales pero también más frágiles, lo más probable es que elaborase algo muy parecido al Programa Sistemas importantes del patrimonio agrícola mundial (SIPAM), creado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

*) Ec. Pablo Broder

 

La gravedad de la realidad presente y la posibilidad de un futuro francamente amenazante, encuentran a la sociedad envuelta en una dicotomía profunda.

*) MSF

La violencia continúa en muchas partes de Sudán. Nuestros equipos informan que los hospitales están desbordados y miles de personas huyen a zonas más seguras. Las necesidades humanitarias y médicas son inmensas.

*) FAO

La carne, los huevos y la leche son fuentes cruciales de nutrientes muy necesarios que no pueden obtenerse fácilmente de alimentos de origen vegetal, según un nuevo informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

*) Javier Claure Covarrubias

 

Grigori Yefímovich Rasputín, también conocido como el monje loco, nació en un pueblo de la Siberia llamado Prokróvskoye, el 21 de enero de 1869. Sus padres eran campesinos ortodoxos y de escasos recursos económicos. Según los historiadores, Rasputín poseía dotes paranormales, bebía con frecuencia y se cree que estaba involucrado en robos, aunque nunca le pillaron con las manos en la masa.

Durante un tiempo trabajó como jardinero. No sabía leer ni escribir, pero logró inmiscuirse en las capas más altas de la sociedad rusa. La historia de este místico personaje ruso está llena de anécdotas. Cuentan que su fama empezó cuando tenía doce años.

En el pueblo donde vivía surgió una pelea campal entre campesinos. Alguien había robado un caballo de un corral y la gente furiosa buscaba al animal. Cuando entraron a la casa de los padres de Rasputín, vieron a un muchacho tirado en la cama y con una fiebre galopante. Los campesinos expresaron la causa de su visita.

De pronto se levantó el jovenzuelo y dijo: “No busquen a nadie, el ladrón está entre ustedes”. Y apuntó con el dedo a un campesino, quien se negó rotundamente de ser el ladrón. Entonces los agricultores asombrados le preguntaron de cómo sabía quién era el ladrón, a lo que contestó: “Lo sé con seguridad”.

Los visitantes no le dieron mucha importancia y creyeron que estaba alucinando a consecuencia de la fiebre. Luego se marcharon sin encontrar el caballo. Pero algunos lugareños pensaron que podía haber algo de cierto en las palabras del adolescente. Y al despuntar la noche persiguieron al sospechoso campesino.

De repente entró a una cabaña y luego salió con el caballo robado. Al día siguiente corrió el rumor, en todo el pueblo, que Rasputín era adivino. Se hizo famoso en su pueblo, y confiado en su reputación comenzó a predecir a diestra y siniestra. Lo cierto es que en aquellos tiempos, los rusos eran muy supersticiosos y se dejaban influir por todo lo místico. La superstición era parte de la vida cotidiana.

Rasputín tenía un apetito sexual voraz y dicen que sus métodos de conquista eran cada vez más groseros y vulgares. Al mismo tiempo se interesó, desde muy joven, por la religión. Empezó a visitar iglesias y monasterios, pero la gente cuestionaba esa contradicción en su comportamiento. A los 18 años ingresó a una secta religiosa erótica de nombre “Los flagelantes” (Khlysty).

Los miembros de esta secta adoraban a los dioses del placer y la pasión. Creían que el arrepentimiento se alcanzaba mediante el pecado y practicaban orgías con frecuencia. Según el dogma de “Los flagelantes”, el orgasmo es el momento “en el que el espíritu santo se posa sobre los hombres”. Pero Rasputín dio señales de buen comportamiento cuando anunció su boda con Praskovya Fyodorovna, en 1889. El matrimonio parecía ser feliz y empezó a trabajar en el campo. Nace su primer hijo Dimitrij.

Después de un tiempo nacen sus hijas María y Varvara. Tres años más tarde nace un cuarto hijo con señales de retraso mental. El cruel destino hizo conocer a la familia campesina otra tragedia: muere su hijo mayor. Rasputín atraviesa momentos de profundo dolor que desembocaron en el alcohol y en el distanciamiento de su familia.

Un cierto día, después de haber trabajado en el campo, Rasputín volvió a casa y contó a su mujer que mientras trabajaba, de pronto, se le presentó un ángel y le aconsejó que se vaya de peregrinaje. Este hecho fue el pretexto para abandonar a su familia. Y empezó a hacer caminatas por los pueblos de Rusia, rezando oraciones y viviendo de la caridad.

Para dar un aspecto de hombre santo, utilizaba una vestimenta de sacerdote de pueblo. Se dejó crecer una barba espesa y el pelo le llegaba hasta los hombros. Además su fuerte personalidad, su carisma y su gran capacidad oratoria capaz de convencer a cualquier persona contribuyó a su popularidad.

Después de dos años de peregrinaje volvió a su pueblo. La gente observaba un notable cambio en Rasputín. Ya no era ese hombre que carecía de educación. Ahora lo miraban como a un hombre santo rodeado de misticismo. Y se convirtió en el Mesías del pueblo, pero la vida en una pequeña aldea ya no le gustaba y decidió marcharse a San Petersburgo como el Padre Grigori, oriundo de Siberia.

Allí oraba en todas partes y su fama fue creciendo más y más. El ocultismo, lo místico estaba de moda en San Petersburgo y este hecho le caía como anillo al dedo. Lo esperaban con los brazos abiertos. Todas las damas de la alta sociedad rusa querían encontrarse con el hombre de poderes sobrenaturales. Tenía su propia filosofía para seducir a las mujeres. Decía que para ser absuelto de un pecado, había que pecar primero. Este proceso se daba, según él, en tres formas: el pecado, el perdón y la salvación.

El momento más importante en su vida ocurrió a sus 35 años, cuando visitó, por primera vez, a los emperadores de Rusia, Alexandra Fedorovna y Nicolás II. Lo recibieron de mil amores al curandero barbudo. A partir de este momento empezó a frecuentar en el Palacio Tsarskoje Selo. Se quitó la bata de cura y comenzó a enrolarse con las damas de la aristocracia rusa.

La zarina Alexandra se puso muy contenta porque su hijo, Alexej, adolecía de hemofilia. Un día tuvo una terrible hemorragia. Alexandra en su desesperación llamó a Rasputín. Apenas llegó al Palacio, se dirigió a la cama donde se encontraba Alexej, le tocó suavemente el cuerpo y susurró oraciones en voz baja.

Al poco tiempo se hizo el milagro. La hemorragia desapareció y la vida de Alexej estaba salvada. Para la zarina Alexandra no cabía duda de que Rasputín, con este milagroso hecho, había confirmado su santidad. Y, por lo tanto, se merecía veneración. Como recompensa recibió muchos regalos de la familia imperial.

Rasputín tenía dos personalidades. Por un lado, era un hombre santo, curandero de enfermedades y se mostraba como un dios ante la familia imperial. Por otro lado, era alcohólico, un depravado sexual y seducía a las damas de la alta sociedad rusa para que sean partícipes de orgías.

La escritora rusa, Marina Kostritzina, escribió: “Rasputín lo tuvo todo: sexo, relaciones notables, influencia, dinero, fama, amigos, enemigos, acceso al poder y amoríos. Mientras que para los monárquicos fue el causante de la quiebra de la familia imperial, los partidos políticos opositores al régimen opinaban que su figura simbolizaba el deterioro definitivo de la realeza y veían en él, la suma de sus arbitrariedades y defectos”.

*) Es poeta y sociólogo boliviano. Nació en Oruro, capital folklórica de Bolivia. Es miembro del Pen-Club Internacional, de la Unión Nacional de Poetas y Escritores de Oruro (UNPE), de la Sociedad de Escritores Suecos, del Movimiento Poético Mundial (World Poetry Movement), del Liceo Poético de Benidorm (España) y miembro de número (300-ES-026) de la Academia Norteamericana de Literatura Moderna, Capítulo España.

Ejerce el periodismo cultural. Ha estudiado informática en la Universidad Real de Tecnología de Estocolmo (Kungliga Tekniska Högskolan) y en la Universidad de Uppsala (Suecia). También estudió matemáticas en la Universidad de Estocolmo, casa de estudios donde además obtuvo una Maestría en Pedagogía y una Licenciatura en Sociología.

*) Ec. Pablo Broder

La realidad argentina, sumergida en una terminal problemática, ha exteriorizado sin embargo, casi con exclusividad, tres juicios de naturaleza muy distinta: el proceso por la muerte violenta de un joven a manos de una banda de rugbiers, condenados ya ejemplarmente, el homicidio de un niño  de cuatro años, cuyas autoras fueron sentenciadas, y finalmente el intento de  juicio político iniciado por parte del oficialismo en la Càmara de Diputados contra la Corte Suprema de Justicia.

Como si evidenciara el desacople creciente que se registra entre la sociedad y la política, los dos primeros han acaparado la atención pública, a juzgar por las mediciones de audiencias, mientras que el pretendido enjuiciamiento a los máximos magistrados del país aparenta no haber  concitado el interés público, a pesar de su gravedad y por las consecuencias institucionales que puede generar.

Tampoco exhiben mayor atención, los piquetes y cortes de rutas vitales, caso el acceso al aeropuerto de Ezeiza, o el bloqueo masivo a la avenida 9 de Julio, que a fuera de reiterados, aparentan haber sido asimilados como normales por la pacífica población de a pie, como una consecuencia ya incorporada, del estado de anarquía en que se encuentra el país.

Por su parte, la inseguridad ha cobrado proporciones endémicas, cuyo símbolo es una situación límite en la provincia de Santa Fe donde el narcotráfico y su violencia se ha enseñoreado de buena parte de su  territorio.

Evidente resulta la intimidación reiterada por los ataques a tiros contra dependencias judiciales y canales de TV y las amenazas contra jueces y periodistas protagonistas de investigaciones relacionadas con el narcotráfico. Todo ello, a pesar de su cotidianeidad, no exhibe, en apariencia, la exteriorización mayoritaria del rechazo por parte de la población -quizás resignada a estas facetas de quiebre de la ley-, o por el reclamo a las autoridades de intentar poner coto a este terrible flagelo.

A su vez poco se ha hablado de una iniciativa exclusivamente electoralista del gobierno de la provincia de Buenos Aires -afortunadamente diferida-, que permitiría a los estudiantes avanzar a pesar de tener materias adeudadas incluso de los primeros tres años del nivel medio, proyecto cuyo objetivo no declarado podría haber sido captar votos de jóvenes mayores de 16 años en el próximo acto electoral, al costo de la pauperización de la educación.

En este contexto, se conoció el índice de inflación de enero, 6%, y el guarismo anual oficial que ya casi exhibe los peligrosos tres dígitos (98,8%).

El país continua así en el círculo vicioso de estancamiento, inflación y pobreza, a pesar de una agobiante publicidad oficial, ya sea de gobiernos nacional, provinciales o comunales, pintando un escenario idílico, alejado de la realidad, y cuyo costo lo pagan los esforzados contribuyentes argentinos.

El próximo gobierno enfrentará grandes costos políticos y sociales. De ser electa la oposición a fines de año, como todo régimen no peronista, podría verse enfrentado con gremios y organizaciones sociales que, ya tradicionalmente sabotearon toda conducción ajena a su identidad política.

Sin embargo, esta crucial temática todavía no está presente con su necesaria intensidad y frecuencia, ya sea en los medios o en el seno de la opinión pública.

Por todo esto, resulta bienvenido el hecho que economistas opositores se hayan expresado sobre  la inviabilidad de las políticas actuales, hablando de una bomba de tiempo que se está incubando aceleradamente con la vigente política económica, por lo cual se hará imprescindible una enérgica reducción del déficit fiscal, hecho que otorga poco espacio para el gradualismo y que habrá que devaluar, una palabra temida en la esfera política y totalmente tabú para el gobierno actual.

Es de esperar que la sufrida población tome conciencia y se exprese en forma pacífica pero sostenida, de estas cuestiones fundamentales, en especial por la preservación del estado de derecho en el país, por el nivel casi terminal de la situación económica, y fundamentalmente, por evitar que la paulatina disolución institucional degenere en procesos otrora experimentados, potencialmente violentos, penosos y extendidos en el tiempo.

*) Es Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, habiendo realizado cursos de especialización en Economía Moderna en la Universidad Federico Santa María (Valparaíso, Chile).

Fue profesor y miembro del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires; y profesor (en la carrera de postgrado) y director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de la Cuenca del Plata, Corrientes. Argentina.

Presidió la Fundación de la Facultad de Ciencias Económicas, fue miembro del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital Federal, y Secretario General de la Sociedad Internacional para el Desarrollo en Argentina.

Fue Secretario de Programación Económica del “Gabinete de la Oposición” de la Unión Cívica Radical (Comité Nacional). Ha sido el introductor en la Argentina del programa Grameen, siendo a su vez presidente de la Fundación Grameen Argentina y representante honorario para la Argentina y el Paraguay del Profesor Muhammad Yunus, creador del Grameen Bank (el Banco de los Pobres) en el mundo.

Expositor en diversos congresos, nacionales e internacionales, columnista en medios gráficos, radiales y televisivos, es autor de numerosos artículos.

Sus libros: “Fundamentos de la Economía”; “Desarrollo y Estancamiento en el Proceso Económico Argentino”; “La Argentina y el Mundo”; “La convertibilidad en crisis”; “La Argentina de la posconvertibilidad”; “Dos años en la era K”; “Mitos y realidades en la era K” y “El ocaso de la era K”.

Desarrolla su actividad en el ámbito público y privado, como director y asesor de gobiernos locales, empresas e instituciones.