*) Prof. José Luis Corbo

“Entre lo que puede ser de otra manera está el objeto producido y la acción que lo produce. La producción (poiesis) es distinta de la acción (praxis)…; de modo que también el modo de ser racional práctico es distinto del modo de ser racional productivo” (Aristóteles).

Hace bastante más de dos siglos, en el apartado 4 del libro VI de su célebre “Ética a Nicómaco”, analizando la cuestión del arte, Aristóteles plantea la necesidad de establecer una distinción entre las diversas prácticas de los hombres.

Su preocupación no era precisamente estética, sino que se vinculaba al fin de la práctica misma, a la intención con la que necesariamente la acción moral (praxis), debería distanciarse de la acción productiva (poiesis). Esta última, tendría entonces fines estrictamente productivos y un sentido claro y preciso: la modificación de un determinado objeto material para la respectiva producción del objeto artístico.

En la segunda mitad del siglo XX, el genio de Althusser, tomando como punto de partida las ideas de Aristóteles, establece la siguiente distinción. La praxis es la acción de sujetos sobre sujetos, con la intención de transformar y de transformarse. Implica entonces un sentido moral, un fin transformador y una transformación que se sucede en ambos sentidos. El sujeto que transforma es a su vez transformado.

La poiesis es estrictamente producción y es definida entonces como la acción de los sujetos sobre los objetos para transformarlos. Sus sentidos son la producción misma y el sujeto que es sujeto de producción no será sujeto de transformación. Es decir que la poiesis podría repetirse indefinidamente siempre que el fin se justifique, es decir, mientras la producción sea necesaria. Sus formas son estáticas e inalterables en la medida en que los requerimientos productivos así lo determinen.

Específicamente en relación con la educación, podríamos decir que no hay duda de que es una práctica y que, por tanto y en función de sus fines, podrá devenir en praxis o en poiesis. Si, por un lado, la educación se piensa como acción que pretende transformar a los sujetos y aquel que educa se entiende a su vez transformado en su propia acción, podríamos decir que hablamos de praxis.

La praxis educativa es una acción que es a su vez abstracción de un universo concreto de acciones, es praxis abstracta que encuentra sentido en su relación dialéctica con la praxis concreta, con las relaciones transformadoras que se darán más allá del espacio propiamente educativo. La educación como praxis será, entonces, una práctica transformadora capaz de transformar el mundo porque su movimiento en su vínculo dialéctico con ese mundo es inagotable. Su movimiento se construye sobre la base de la justicia social inmanente.

Por otro lado, la educación podría alejarse de la praxis y acercarse entonces a la producción. Tal sus formas tradicionales en los procesos de expansión de los modelos capitalistas. La poiesis localiza su fin en la “producción del sujeto productivo” y no supera jamás sus sentidos productivos. El sujeto decanta en objeto, se cosifica, y la acción se valida como producción.

La educación como poiesis será, entonces, una práctica reproductivista que, en tanto reproducción, se sostiene sobre las formas del progresismo lineal, el que reconoce lo universal del progreso olvidando lo particular de los sujetos redimidos en el sentido benjaminiano. Se olvida de los olvidados de la historia. Todo progresismo que olvida los olvidados, esconde en sus sentidos la injusticia que sostiene las relaciones materiales de dominio y poder.

Los modelos educativos neoliberales nos proponen la distinción aristotélica en su máxima expresión. Construyen una nueva poiesis, aquella que produce sujetos/objetos útiles para el mercado con una lógica reguladora que no será otra que el movimiento y las necesidades de ese mercado. El sujeto es, en esa dinámica, objeto de manipulación y mercancía que se vende a la necesidad del progreso que sigue avanzando con los mismos y olvidando a tantos otros.

La cosificación del sujeto es la quintaesencia del modelo educativo neoliberal. La reproducción de la desigualdad su leitmotiv. El sujeto, definitivamente sujetado, se transforma en un engranaje de una gran maquinaria que lo usa y abusa a destajo. Los discursos reformadores esconden sentidos políticos subyacentes. Solamente una educación que es praxis y que es para la praxis, se ocupa de desentrañar esos sentidos.

En más de un ocasión los docentes hemos sido parte de reformas educativas. Se puede ser parte de algo sin oponer resistencia o se puede ser parte de la resistencia siendo parte de algo. Se resiste desde adentro y se cambia desde adentro, pero hay que estar dispuesto a resistir. Porque el ataque… agobia y agota por más débil que sea.

No olvidemos que la cosificación del sujeto que aprende va de la mano de la cosificación del sujeto que enseña. Tal vez Aristóteles agregaría una categoría hoy superadora de la poiesis, una nueva práctica ejercida por un sujeto/objeto, sobre otros sujetos/objetos, con sentidos productivos y, estrictamente reproductivista. Está claro que no queremos que eso suceda.

 

*) Licenciado en Educación Física (ISEF Udelar). Entrenador de fútbol (ISEF-Udelar). Actualmente cursando la Maestría en Didáctica de la Educación Superior (Centro Latinoamericano de Economía Humana).

Director coordinador de Educación Física, del Consejo de Educación Inicial y Primaria/Administración Nacional de Educación Pública. Maldonado-Uruguay.

(ANEP/CEIP). Integrante de la línea “Políticas Educativas y Formación Docente.

Educación Física y Prácticas Educativas”, adscripta al grupo de investigación sobre La Educación Física y su Enseñanza.

*) Psic. Manuel Froilán Zavala Ayala

“Ahora comienzan las notas dolientes a hacérseme sentir; ahora he llegado adonde es mucho el llanto que me hiere” (Canto quinto: La Divina Comedia - Dante).

*) Prof. José Luis Corbo

“La paz se construye en la construcción incesante de la justicia social. Por eso no creo en ningún esfuerzo, por más que se auto titule educación para la paz que, en lugar de revelar las injusticias del mundo, las torne opacas e intente miopizar a sus víctimas” (P. Freire)

Hace tiempo, recorriendo viejo libros que había desechado, tuve la suerte de rencontrarme con un texto de Paulo Freire que decía algo como esto: “hemos leído a Marx, a Gramsci, a Lukács, a Marcuse y a Erich Fromm, ahora sólo se trata de actuar”.

Me he dado cuenta entonces que por algún motivo no todo se registra en el libro de la vida y que por otros tantos motivos, no todo se almacena en la memoria. El riesgo del borrar es inevitable.

Ese texto al que refiero, el cual yo no recordaba o creo al menos no recordar, me enfrentó con varias nuevas opciones para entender las mismas y viejas cosas. Esto de ir inevitablemente creciendo, poniéndose grande, incursionando en lecturas diferentes y, por qué no, más profundas y complejas, nos pone cada vez más oscuros y nos aleja sensiblemente de la realidad.

Entonces nos olvidamos de aquello que en algún momento nos aclaró lo que no entendíamos, aquello que nos enseñó a leer el mundo, e intentamos sumergirnos en teorías inaccesibles porque, de alguna manera, entendemos que la verdad la revelan los intelectuales.

Paulo Freire no era sólo un intelectual, era más que eso. Su texto era accesible a todos, tal vez por eso su valor agregado. Este texto revisitado me trajo a la cabeza unas cuantas ideas y me obligó a seguir buscando, a recurrir inclusive a Henry Giroux y a Peter McLaren, dos de los últimos referentes empeñados en replicar su voz y tal vez de los pocos pensadores vivos que intentan mantener viva su esencia.

Mi primer llamado de atención son sus referentes teóricos, los mismos que ahora me ayuden a construir mi discurso y los que yo mismo asumía más profundos que el propio Freire.

Lo segundo es entender definitivamente que este señor no improvisaba, que su construcción filosófica y las formas de un discurso en extremo profundo y a su vez accesible, hacían de este increíble educador una figura muy especial. Entendí entonces que Freire era el único exponente de su época capaz de poner en práctica las ideas revolucionarias de la teoría crítica de la Escuela de Frankfurt.

Por algún motivo, él entendió que era necesario una revolución, pero que la revolución no es únicamente la guerra y que hay una puerta abierta para revoluciones que nacen de la cultura pero que necesariamente deben proponerse llegar a la estructura, a la realidad objetiva. Freire entendió que la revolución se puede hacer en la educación y que se puede cambiar el mundo, pero que el cambio pierde sentido si no se piensa para cambiar las relaciones materiales.

Su discurso era para los más desprotegidos y su educación se pensaba para la praxis. Freire no sólo pensaba la praxis, la construía. Transformaba y se transformaba de forma permanente con una lógica diferente de la que tuvieron los primeros revolucionarios: simplemente educando.

Freire entendió de alguna manera que es posible encender la llama revolucionaria enfrentando las formas culturales y reconstruyendo las formas educativas. Ése era su discurso, el necesario para comprender el mundo y para transformarlo, y así lo entendieron también los campesinos brasileños. Freire era el discurso de los que no podían hablar y los brazos de los que no tenían fuerza para emprender una revolución armada.

Freire era la escuela de Frankfurt en acción, el movimiento de los grandes genios judíos-alemanes de escritorio.

Y su práctica comenzó con toda la fuerza y empezó a generar transformaciones reales hasta el momento en que, como siempre y por desestabilizar a los que tienen los privilegios, fue apresado.

Él supo mostrarnos que hay esperanza más allá de la violencia, la misma violencia que hoy nos plantean como solución a nuestros problemas. Él nos dejó claro que el mundo en que vivimos no es el mejor de los mundos posibles, como quiso hacernos creer Leibniz. Él nos demostró que el mundo está para ser transformado y que las formas de injusticia social con las que convivimos necesariamente deben ser repensadas.

Freire no sólo lo tenía bien claro sino que ya se había leído todos los libros, con tal lucidez que fue capaz de llevarlos a la praxis. Solamente una mente brillante cargada de un anhelo de justicia, como él, fue capaz de plantear esto.

Parece inevitable volver a leer a Freire en, tal vez, el peor de los embates neoliberales en la educación. Recuperarlo es recuperar las ganas de educar, es volver a sentirnos agentes de cambio. Es negarnos a transformarnos en meros aplicadores de…, para sentirnos, de una vez por todas, y como su buen discípulo lo dijo, verdaderos intelectuales transformadores.

 

*) Licenciado en Educación Física (ISEF Udelar). Entrenador de fútbol (ISEF-Udelar). Actualmente cursando la Maestría en Didáctica de la Educación Superior (Centro Latinoamericano de Economía Humana).

Director coordinador de Educación Física, del Consejo de Educación Inicial y Primaria/Administración Nacional de Educación Pública. Maldonado-Uruguay.

(ANEP/CEIP). Integrante de la línea “Políticas Educativas y Formación Docente.

Educación Física y Prácticas Educativas”, adscripta al grupo de investigación sobre La Educación Física y su Enseñanza.

*) Ec. Pablo Broder 

El escenario político de Latinoamérica dista de exhibir tranquilidad. Quizás uno de los países oasis en este sentido sea el Uruguay.

No obstante, vale la pena asomarse a un aspecto de la realidad no sólo actual, sino histórica de la Argentina, para valorar por un lado las bondades de una institucionalidad como la uruguaya, como asimismo, para tener presente las herencias que dejan, luego de los cantos de sirena, los populismos.

En este sentido, el artículo que se reproduce textualmente a continuación, publicado en el Diario LA NACION de Buenos Aires, el 19 de octubre pasado, es una clara descripción de una realidad que viene afectando a la Argentina, desde hace muchas décadas.

Ante la opción de hierro que planteó Alfonsín

19 de octubre de 2019

"En 1983, durante el cierre de su campaña, Raúl Alfonsín planteó en aquellas elecciones la opción entre democracia y autoritarismo. Lo recordó Joaquín Morales Solá el domingo pasado. Duele constatar que pasaron en vano más de 35 años.

Peor, en la sociedad no parece haber acabada conciencia de que hoy, después de todo este tiempo, estamos en el mismo lugar. Con otro agravante (porque también carecemos de memoria): el autoritarismo que parece a punto de regresar mostró todo su poder de daño hace muy poco. En verdad, aunque elijamos ignorarlo, llegaremos a las urnas caminando sobre los escombros -materiales y morales- que dejó a su paso.

Son pocos los que lo dicen con todas las letras: la opción que en su momento describió Alfonsín y ahora se reedita es de hierro, porque se trata de dos términos antitéticos. El autoritarismo, siempre, busca devorar a la democracia. Es su naturaleza. No se puede esperar otra cosa de él. Esto fue lo que intentó hacer Cristina Kirchner durante sus años en la presidencia. Sus actos estuvieron dirigidos a exhibir su poder y a acrecentarlo, para erigirse en una líder carismática y gobernar por encima de la ley.

En ese tránsito, apuntó directo contra los poderes fundamentales de la democracia. Llegó bastante lejos en su intento de tragarse a la Justicia y a la prensa. No logró plantar bandera tras la invasión, pero dejó tierra arrasada. Y en el camino sus huestes se llevaron lo que pudieron.

Lo raro es que nos encaminamos a votar como si nada de todo esto hubiera ocurrido. Como si fuera una elección más. No lo es. Uno de los candidatos, el favorito tras las PASO, está sostenido por una fuerza política que ayer nomás, cuando fue gobierno, intentó socavar desde adentro el sistema por el que ahora busca volver al poder. ¿Lo intentará de nuevo si se impone en las urnas? Cristina, que se escondió detrás del candidato, sigue siendo la misma. Sus dichos y sus actos lo confirman. ¿Y Alberto Fernández quién es? Fue parte del riñón del kirchnerismo.

Luego abjuró de su fe durante un breve exilio y condenó con dureza los excesos de su compañera de fórmula. Pero no dudó en volver a unirse a ella en matrimonio de conveniencia cuando vislumbró la posibilidad de llegar al poder. Lo mismo hizo después la patria corporativa que lucra con los fondos públicos desde hace décadas: sindicalistas, intendentes, gobernadores y empresarios acostumbrados a las prebendas y los privilegios.

Cuentan con la bendición de una Iglesia que le tiene miedo a la libertad. Los fieles no han de pensar por sí mismos. El caudillismo populista cristiano, como lo llamó Jorge Fernández Díaz, no quiere ciudadanos sino un rebaño que los líderes esclarecidos puedan pastorear.

Ni siquiera hace falta hacer un poco de memoria para advertir qué está en juego el domingo 27. La avanzada contra la prensa ha sido reactivada en estos días, sin disimulo y con determinación. Es otra buena muestra de cómo ha actuado siempre el kirchnerismo: de menos a más y ante una opinión pública lenta de reflejos. De una operación grosera nacida en una intriga carcelaria, la causa inexplicable que impulsa el juez Ramos Padilla creció tal como lo hizo en su momento la voraz ambición de la expresidenta en el poder: mientras la sociedad dormía. La reacción que llega tarde no es reacción.

Así, de manera impensada, ese zarpazo "judicial" insólito tendiente a desbaratar con chapuzas la más sólida investigación contra la corrupción kirchnerista, impulsado por los jueces parciales de Justicia Legítima, hoy es un ariete -acaso el primero de este nuevo capítulo, de ganar los Fernández- contra la prensa independiente y la investigación periodística. Si logran acallarlas, el camino hacia la impunidad definitiva habrá sido allanado.

Agazapados tras los modos calculados del candidato, subidos a los votos de una compañera que los menospreció hasta la humillación, los peronismos se reunificaron ante la oportunidad de regresar al poder. Nada que no haya ocurrido antes.

Lo difícil de explicar es que, de nuevo, consiguieron instalar en la opinión pública la idea de que esta vez será distinto, a pesar de que el núcleo duro de la expresidenta quiere más de lo mismo y espera obtenerlo. Contra todos los antecedentes autoritarios a mano, contra toda la evidencia de corrupción reunida en causas que corren peligro de extinción, mucha gente que no votará al Frente de Todos elige creer buenamente en esa posibilidad. Solo así se explica que estemos afrontando esta elección como una más y que se soslaye esa opción ineludible que apuntaba Alfonsín, hoy incluso más vigente que entonces”.

Por: Héctor M. Guyot

 

*) Es Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, habiendo realizado cursos de especialización en Economía Moderna en la Universidad Federico Santa María (Valparaíso, Chile).

Fue profesor y miembro del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires; y profesor (en la carrera de postgrado) y director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de la Cuenca del Plata, Corrientes. Argentina.

Presidió la Fundación de la Facultad de Ciencias Económicas, fue miembro del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital Federal, y Secretario General de la Sociedad Internacional para el Desarrollo en Argentina.

Fue Secretario de Programación Económica del “Gabinete de la Oposición” de la Unión Cívica Radical (Comité Nacional). Ha sido el introductor en la Argentina del programa Grameen, siendo a su vez presidente de la Fundación Grameen Argentina y representante honorario para la Argentina y el Paraguay del Profesor Muhammad Yunus, creador del Grameen Bank (el Banco de los Pobres) en el mundo.

Expositor en diversos congresos, nacionales e internacionales, columnista en medios gráficos, radiales y televisivos, es autor de numerosos artículos.

Sus libros: “Fundamentos de la Economía”; “Desarrollo y Estancamiento en el

Proceso Económico Argentino”; “La Argentina y el Mundo”; “La convertibilidad en crisis”; “La Argentina de la posconvertibilidad”; “Dos años en la era K”; “Mitos y realidades en la era K” y “El ocaso de la era K”.

Desarrolla su actividad en el ámbito público y privado, como director y asesor de gobiernos locales, empresas e instituciones.

*) FAO

Este miércoles 16 de octubre es el día Mundial de la Alimentación. Este año se celebra con el tema “Nuestras Acciones son nuestro futuro. Una Alimentación Sana para un mundo hambre cero”.

Aunque fue fijado a nivel internacional, ese lema tiene una importancia particular para Uruguay: se refiere al Objetivo de Desarrollo Sostenible 2, “Hambre Cero”, de la Agenda Mundial 2030 que se enfoca en “poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible”.

No se trata solo de alimentar a las personas que están con hambre, sino de nutrirlas apropiadamente mientras se cuida al planeta en paralelo.

Por eso en este Día Mundial de la Alimentación, que también es el aniversario de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en 1945, hacemos un llamado para prestar atención a lo que comemos.

En las últimas décadas hemos cambiado drásticamente nuestras dietas y hábitos alimentarios, como resultado de la globalización, la urbanización y el aumento de los ingresos.

Es un fenómeno mundial con particular interés para Uruguay, ya que en América Latina y el Caribe el 60% de la población vive con sobrepeso u obesidad, pero en este país, ese valor sube al 65%. Si hablamos sólo de obesidad, el 28% de los adultos uruguayos mayores de 18 años es obeso y en las mujeres este valor llega al 31%.

En la mayoría de los países y en Uruguay se han adoptado dietas hipercalóricas con alto contenido de almidones, azúcar, grasas y sal. Además, las personas son más sedentarias.

Con el ritmo de vida que tenemos, el poco tiempo para cocinar y para comer apropiadamente, la comida rápida y los ultra procesados son una opción… no es muy saludable. Por otro lado, cuando tenemos tiempo, comemos demasiado.

Los hábitos alimenticios inadecuados están relacionados con una de cada cinco muertes en todo el mundo y están repercutiendo en los presupuestos de salud de los países, representando un costo de alrededor de 2.000 millones de dólares por año a nivel global.

La FAO y la OPS/OMS advierten que el tabaquismo ya no es el factor de riesgo principal de muerte y discapacidad en el mundo, ahora lo son los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo. La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad matan a más personas que el hambre.

El problema es que, en muchos casos, los alimentos nutritivos que constituyen una dieta saludable, no están al alcance de todos y, por otro lado, son poco promocionados, frente a un intenso “bombardeo” de publicidad con la que cuentan los productos ultra procesados.

También es necesario revisar nuestros sistemas alimentarios, para que además de proveer alimentos nutritivos, sean socialmente justos y ambientalmente amigables, con un impacto reducido, y que no afecten a la biodiversidad, que es esencial para nuestra supervivencia y desarrollo como humanidad.

Por otro lado, el cambio climático amenaza con reducir tanto la calidad como la cantidad de las cosechas en el largo plazo, por la afectación en el rendimiento de los cultivos. El aumento de las temperaturas, en algunas partes del planeta, genera escasez de agua, y en otras, exceso. Esto perjudica, de una u otra forma, a los cultivos. La mayor incidencia de las plagas, es una consecuencia. Todo esto afecta, de una manera directa o indirecta, a nuestra alimentación.

Nuestras acciones

A la hora de actuar, para empezar, podemos cambiar nuestra forma de comer incluir más frutas, verduras, legumbres y semillas en nuestra dieta, prestar más atención a las etiquetas nutricionales, convertirnos en un consumidor crítico, impulsar la disponibilidad de alimentos más sanos en nuestro trabajo o comunidad, hacer actividad física y ser más consciente del impacto del uso y desperdicio de alimentos.

Existe una Guía Alimentaria para la población uruguaya, que fue actualizada hace poco por el Ministerio de Salud, con apoyo de la FAO, la OPS/OMS y UNICEF que puede ser una buena herramienta de partida.

A la responsabilidad individual se suma la de los gobiernos. Estamos ante un problema de gran escala y los gobiernos deben invertir en nutrición y promulgar políticas adecuadas para proporcionar una alimentación más sana y sostenible a un precio accesible.

Estas políticas deben incluir apoyos para que los pequeños productores y agricultores puedan diversificar la producción y contribuir a sistemas alimentarios sostenibles, pero además es necesario educar al público consumidor.

Mucho de esto ya se hace en Uruguay. Lo que falta aún, es incrementar la articulación y coordinación de las políticas para darles más fuerza, algo que podría lograrse con la aprobación de una ley Marco sobre Derecho a la Alimentación, que ya tiene media sanción en Diputados.

Además, la contribución de las empresas alimentarias privadas es clave para poder introducir alimentos más nutritivos. Deben cumplir con sus obligaciones en lo que se refiere a la producción y venta, la reformulación de productos alimenticios y comercialización y publicidad de alimentos, en particular cuando están dirigidos a niños.

Se trata de sumar fuerzas para avanzar en conjunto porque es por el interés de toda la sociedad, a todo nivel.

*) La FAO es la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y es la agencia especializada que lidera el esfuerzo internacional para poner fin al hambre. Su objetivo es lograr la seguridad alimentaria para todos y al mismo tiempo garantizar el acceso regular a alimentos suficientes y de buena calidad para llevar una vida activa y sana.

Con más de 194 Estados miembros, la FAO trabaja en más de 130 países. Todos podemos desempeñar un papel importante en la erradicación del hambre y la malnutrición.

En Uruguay, nos enfocamos en apoyar el cumplimiento del Derecho a la Alimentación Adecuada; avanzar hacia un sistema alimentario sostenible; acompañar la intensificación de la producción agropecuaria, reduciendo la brecha entre sectores urbano y rural y preservando los recursos naturales.

Por más información: http://www.fao.org/uruguay

*) Prof. José Luis Corbo

 

“La ideología es una representación de la relación imaginaria de los individuos con sus condiciones reales de existencia” Louis Althusser

Creo que la educación no está en crisis, es crisis.

Creo que la crisis es el motor real de los cambios.

Creo que el cambio es movimiento y que todo está en movimiento.

Creo que no creo en las recetas mágicas, porque desconocen el movimiento.

Creo que no hay que creer en alguien que trae esas recetas.

Creo que la educación es praxis, que los educadores transformamos y nos transformamos.

Creo que quieren mal usar la educación.

Creo que la educación no debe responder al mercado.

Creo que hay que temer a los que quieren igualarnos a las malas copias de la educación del norte, representaciones materiales del devenir dialéctico-negativo de la educación en adoctrinamiento.

Creo que lo que en un principio parece inofensivo, debería preocuparnos.

Creo que el potencial de la educación está en nosotros y nosotros debemos desarrollarlo.

Creo que debemos confiar más en nosotros y menos en los nuevos mesías.

Creo que lo que algunos quieren que sea reproducción, puede ser transformación.

Creo que todo lo que la educación debería dar, debería ser de todos. Pero que no alcanza con que sea de todos.

Creo que la educación transforma y habilita a transformar la cultura.

Creo que cuando todos pueden transformar la cultura empieza la revolución real y creo que esa es la educación real.

Creo que la historia del mundo sigue siendo la historia de la lucha de clases.

Creo que los que dicen que no es así, son los que más hacen para que así sea.

Creo que aunque no parezca, esos mismos se protegen entre ellos y creo que cuando se protegen es porque tienen miedo.

Creo que el miedo aparece cuando pierden el poder.

Creo que el poder está en las relaciones económicas y creo que la educación ha sido funcional a ellas.

Creo que en estos modelos capitalistas las personas no tienen lo que son, sino que son lo que tienen.

Creo que la revolución cultural puede llegar a mover esas estructuras.

Creo entonces en la educación, pero creo sólo en la educación que cuestiona la estabilidad y los privilegios.

Creo entonces que toda educación es política.

Creo que cada vez son más los esfuerzos por intentar esconder lo político de la educación.

Creo que deberíamos desconfiar de mensajes educativos emitidos por bancos internacionales porque creo que no podemos ser tan ilusos.

Creo que estamos rodeados pero también creo que podemos resistir.

Creo que con resistir no alcanza, que hay que responder. 

Creo que para ser libres no alcanza con votar, es necesario ser parte.

Creo que la única emancipación posible es colectiva, es sentirse parte de un proyecto social colectivo.

Creo que debemos confiar más en nosotros, los educadores, pero creo que para volver a confiar hay que dejar de discutir las formas y ocuparse de una vez por todas de los sentidos.

Creo que a los educadores nos urge preguntarnos para qué educamos.

 

*) Licenciado en Educación Física (ISEF Udelar). Entrenador de fútbol (ISEF-Udelar). Actualmente cursando la Maestría en Didáctica de la Educación Superior (Centro Latinoamericano de Economía Humana).

Director coordinador de Educación Física, del Consejo de Educación Inicial y Primaria/Administración Nacional de Educación Pública. Maldonado-Uruguay.

(ANEP/CEIP). Integrante de la línea “Políticas Educativas y Formación Docente.

Educación Física y Prácticas Educativas”, adscripta al grupo de investigación sobre La Educación Física y su Enseñanza.

*) Alberto Fernando Prandi De Césare

Coincidiendo con el Día Mundial del Turismo se realizaron tres anuncios de apoyo a la actividad turística en nuestro país a menos de tres meses del inicio de una temporada de verano extremadamente complicada para toda la costa uruguaya.

  1. CREACION DE UNA “CANASTA TURÍSTICA” AMPLIADA POR PARTE DE LAS GRANDES SUPERFICIES

Desde hace casi 20 años, en mi carácter de Presidente de la Asociación de Inmobiliarias de Punta del Este (Adipe), he venido denunciando que las distintas cadenas de supermercados previo al inicio de cada temporada incrementan sus precios un 30% en promedio, en las sucursales de la costa, con relación a los valores establecidos por estas mismas para Montevideo, con el argumento que durante el verano se produce un incremento en sus costos de personal y de transporte.

Decíamos entonces y decimos ahora que si bien existe un aumento del personal afectado a la atención de un público que crece notoriamente en esos meses, las ventas se incrementan tres o cuatro veces en dicho período lo que absorbe visiblemente el aumento de costos. Que a su vez, por los volúmenes que manejan, el transporte de los productos desde Montevideo no tiene tampoco una incidencia significativa.

Por consiguiente la población estable de la costa, especialmente de Maldonado tiene el derecho a exigir, pagar los mismos precios de Montevideo, también los turistas extranjeros y especialmente el turismo interno de la capital que no entiende la razón de esa diferencia.

Más allá que claramente la citada “canasta turística” no es un compromiso ético ya que en un país de la escala de Uruguay, todos los precios y no algunos deben ser los mismos en todos lados aunque la cantidad de productos se hayan incrementado.

Lo cierto es que esta “canasta”, más allá de contar con las mejores intenciones, no va a incidir en la decisión que los turistas de la región tomen a la hora de optar por Uruguay a como destino para vacacionar.

  1. LAS INMOBILIARIAS DEJARAN DE SER AGENTES DE RETENCIÓN DEL IRPF

Desde la aprobación del Decreto que convirtió a las empresas de servicios turísticos inmobiliarios en agentes de retención del citado impuesto, hace ya 13 años, se dio lo esperado, los propietarios mayoritariamente dejaron de operar con las inmobiliarias registradas pasando a realizar los arrendamientos con quienes no lo estaban o en forma directa, de manera de evitar el pago del 10,5% que grava los alquileres de temporada al igual que los anuales.

Esto fue nefasto para el sector, se perdieron muchísimos puestos de trabajo y un número importante de empresas inmobiliarias tuvieron que cerrar sus puertas. En el año 2007 le propuse al entonces Ministro Lescano, en este caso cómo socio de Adipe, que a las inmobiliarias inscriptas en esa cartera se les otorgara el beneficio de retener solo el 5% del impuesto, una cifra que al ser bastante menor desalentaba la defraudación de manera de recuperar parte de esos alquileres que se habían perdido, demostrando que el Estado iba a recaudar mucho más con ese retorno, en la medida que resultaba imposible a los organismos de contralor, fiscalizar adecuadamente el aporte del IRPF.

No es menos cierto que las gremiales inmobiliarias siguieron insistiendo en la derogación del impuesto y/o en dejar de ser agentes de retención. Entonces esta medida hoy llega tarde para apoyar la actividad inmobiliaria.

No entiendo de qué manera puede incentivar a la actividad turística en la próxima temporada ni en otras, en tanto es un impuesto que grava a los propietarios y no a los turistas que alquilan, y que no evita que el Estado exija luego a los operadores un listado de los propietarios a quienes les alquiló así cómo los montos para sancionarlos si no realizaron el pago correspondiente, por lo que no existe un beneficio real para este sector de actividad.

  1. LA PLATAFORMA AIRBNB COMENZARA A PAGAR EL IRPF SOBRE LOS ALQUILERES QUE REALIZA

Siempre es saludable que mientras las Pymes o sea la inmensa mayoría del comercio uruguayo paga todas sus obligaciones, también empiecen a hacerlo las grandes empresas multinacionales, que cómo en este caso desde hace años se adueñaron del mercado de alquileres por períodos cortos en el Uruguay, sin aportar absolutamente nada.

Pero precisamente, durante demasiado tiempo ésta y otras plataformas crecieron ante la pasividad de todos los partidos políticos, que no regularon, ni legislaron para evitar tanta inequidad, es decir no se protegieron a quienes se debía proteger.

La tecnología ha generado enormes cambios en el comercio que trasciende países y fronteras por lo que se debe actuar con celeridad, y no se hizo, para zanjar los vacíos legales de realidades que antes no existían, sea Uber, Airbnb o cualquier empresa extranjera que operando desde el exterior genere una competencia desleal para los compatriotas. es un derecho de todos y una obligación de los gobernantes, hoy y siempre.

 

*) Alberto Fernando Prandi De Césare (63), casado, 3 hijos y 1 nieta.

Operador inmobiliario de Punta del Este y La Paloma desde 1978.

Presidente de la Asociación de Inmobiliarias de Punta del Este (Adipe), por dos períodos consecutivos 2001-2003 y 2003- 2005.

Subsecretario de Turismo y Deporte a partir del 2005 integrando el gabinete del primer gobierno progresista en la historia del Uruguay.

Presidente de Rotary de Punta del Este en el período 2002-2003.

Presidente y socio fundador de la Asociación de Empleados de Inmobiliarias (Aedi) por el período 2003-2005.

*) Ec. Pablo Broder

Estamos infectados de eleccionitis. Prácticamente la vida argentina ha desplazado de su foco todo aquello que no tenga que ver con las elecciones. Noticias de importancia, como el litio o Vaca Muerta, pasaron no a un segundo plano sino a un recóndito lugar, imposible casi de ser percibido. Mientras tanto, el mundo se sigue moviendo a su ritmo. Al propio de los países normales.

También con sus problemas, pero no enfermo de eleccionitis, ni de desesperanza. Como por ejemplo, Uruguay, que celebrará las elecciones próximas el mismo día que la Argentina, y sin embargo no se le ha detenido la vida normal. El acto electoral les resulta un bienvenido avatar en su vida democrática. No constituye un todo o nada. No supone un hito fundacional. En cambio… el actual escenario argentino ofrece un panorama que no por inesperado (en el país pueden ocurrir las situaciones más sorprendentes), atraen la atención no sólo en el orden interno, sino más allá de sus fronteras.

Aseguran que se emitió más deuda en la era Mauricio Macri que en el menemismo. El expresidente uruguayo José Mujica, refiriéndose a las elecciones presidenciales que tendrán lugar en octubre en la Argentina, aseguró sobre los candidatos: "Más que a (Alberto) Fernández tienen que elegir a Mandrake porque se precisa un mago, no un político", agregando acerca del presidente Mauricio Macri y su nivel de aprobación en Uruguay: "Al principio acá lo defendían a capa y espada, y ahora nadie es macrista” (1).

Esta mutación en la imagen presidencial, no difiere demasiado de lo ocurrido en la Argentina, donde si bien su sector retiene aun una parte importante del electorado, la opinión sobre su gestión ha variado sensiblemente en los últimos tiempos, en un dramático escenario económico y social. El presidente Macri, para frenar el vertiginoso drenaje de reservas del Banco Central, tuvo que admitir oficialmente la imposibilidad de renovar vencimientos de letras del Tesoro hasta fin de año en el mercado local, nuevo escenario de controles y "reperfilamiento" de deudas, nunca imaginado por la Casa Rosada, y que habría de extenderse bastante más allá del 10 de diciembre próximo con cualquier resultado electoral.

Por lo pronto el Gobierno logró un respiro: el dólar frenó su escalada, y a su vez los bonos y acciones pudieron recortar las enormes pérdidas iniciales, posteriores al anuncio presidencial. A tal punto que el debate pasó a ser por qué los controles cambiarios no se aplicaron antes. Máxime después de sufrir una enorme devaluación del peso y mantener exorbitantes tasas de interés para tratar de disciplinar al dólar.

Lo que ya está fuera de discusión es que eran inevitables. La economía venía golpeada antes de las PASO y quedó al borde del colapso con la crisis de confianza gatillada, por la imprevista amplitud del triunfo de Alberto Fernández, y las zigzagueantes reacciones posteriores del oficialismo y la oposición K.

Las cifras son elocuentes en su dramatismo: sólo entre el 9 de agosto y el 3 de septiembre, el dólar mayorista creció 23,7% (de $45,25 a $56); las reservas del BCRA cayeron US$14.100 millones; los depósitos privados en dólares, US$4750 millones, el Merval en dólares perdió 57%, la tasa de Leliq subió 20 puntos (de 63,7 a 83,7% anual); y el riesgo soberano argentino, de 872 pasó a 2523 puntos básicos (2).

La crisis adquiría así características agobiantes. Es en este contexto, donde se puede observar el relativismo respecto a los efectos que una noticia puede generar según las circunstancias, un evento que podría haber constituido una motorizadora información hasta no hace mucho tiempo, carece en la actualidad, de valoración significativa.

Algunos ejemplos:

Se abre el mercado chino para la harina de soja, una noticia clave para el sector agrícola: la Argentina es el mayor exportador de harina de soja y ahora se le ha abierto uno de los mercados más grandes del mundo.

El nuevo acuerdo con la República China permitirá vender este producto y podría sumar a las exportaciones alrededor de US$1600 millones. China no importa harina de soja -compra el grano para procesarlo, por supuesto, utilizando su industria y su mano de obra- y la Argentina será el primer país en vendérselo.

La explosión energética desde hace 15 meses la Argentina dejó de importar petróleo y es autosuficiente. La producción no convencional de gas aumentó 34% interanual en julio y la de petróleo, un 53%. Desde el año pasado el Gobierno comenzó a autorizar las exportaciones de gas con los envíos a Chile, Brasil y Uruguay.

El sector energético fue uno de los que más creció en los últimos tiempos, ya que se hizo de esta industria una prioridad. Esta información, que en otro momento hubiera obtenido una repercusión significativa, pasó casi desapercibida. Además, como otra muestra del relativismo, el candidato presidencial Alberto Fernández en tono de campaña señaló (increíblemente) que "no tiene sentido tener petróleo si para extraerlo hay que dejar que las multinacionales vengan y se lo lleven!!!" (2).

Se desaceleró la caída en el consumo. La canasta básica de consumo cerró agosto con una fuerte desaceleración en la caída de las ventas que venía sufriendo en los supermercados. Si bien el guarismo continúa siendo negativo, el dato alentador es que se trata de la menor baja en seis meses. A su vez los productos de primerísima necesidad, como aceites, yerbas, harinas y pastas secas mostraron en agosto un alza del 3,4 por ciento en sus ventas (en parte explicada por la decisión oficial de eximir del IVA a esta categoría de productos). (2).

Reflexión

Apertura del mercado chino a un producto estratégico en el portafolio exportador, explosión en el desarrollo energético, desaceleración en la caída del consumo, algunas de las noticias que en otro momento hubieran constituido una inyección positiva en la realidad nacional, se muestran lamentablemente subsumidas por el alicaído espíritu que impregna a la Argentina, y porque otra realidad ocupa la primera plana de los periódicos, como por ejemplo la siguiente: El accionar piquetero.

Los clientes de varios paseos comerciales (Patio Bullrich, Alto Palermo, Recoleta Urban Mall y Galerías Pacífico) se vieron sorprendidos cuando militantes de movimientos sociales irrumpieron con pancartas y megáfonos, proclamando sus exigencias. (3) Por su parte, constituyen un espectáculo casi diario las movilizaciones populares de grupos organizados y una nueva modalidad de “acampe” en la vía pública, impidiendo el paso del transporte tanto privado como público.

El “vamos por todo” en una de las habituales actividades electorales, teñidas bajo la presentación de su libro, la candidata a vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner postuló que en "la Argentina que viene" haya un "nuevo orden", que se puede interpretar como la intención de modificar la Constitución Nacional, ya propuesta reiteradamente por seguidores de su espacio político. (4)

Manifestaciones sumamente preocupantes, atento a la tradición kirchnerista del “vamos por todo”.

(1) 9-9-19; (2) 7-9-19; (3) 11-9-19; (4) 10-9-19, Referencias del diario La Nación de Buenos Aires.

 

*) Es Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, habiendo realizado cursos de especialización en Economía Moderna en la Universidad Federico Santa María (Valparaíso, Chile).

Fue profesor y miembro del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires; y profesor (en la carrera de postgrado) y director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de la Cuenca del Plata, Corrientes. Argentina.

Presidió la Fundación de la Facultad de Ciencias Económicas, fue miembro del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital Federal, y Secretario General de la Sociedad Internacional para el Desarrollo en Argentina.

Fue Secretario de Programación Económica del “Gabinete de la Oposición” de la Unión Cívica Radical (Comité Nacional). Ha sido el introductor en la Argentina del programa Grameen, siendo a su vez presidente de la Fundación Grameen Argentina y representante honorario para la Argentina y el Paraguay del Profesor Muhammad Yunus, creador del Grameen Bank (el Banco de los Pobres) en el mundo.

Expositor en diversos congresos, nacionales e internacionales, columnista en medios gráficos, radiales y televisivos, es autor de numerosos artículos.

Sus libros: “Fundamentos de la Economía”; “Desarrollo y Estancamiento en el

Proceso Económico Argentino”; “La Argentina y el Mundo”; “La convertibilidad en crisis”; “La Argentina de la posconvertibilidad”; “Dos años en la era K”; “Mitos y realidades en la era K” y “El ocaso de la era K”.

Desarrolla su actividad en el ámbito público y privado, como director y asesor de gobiernos locales, empresas e instituciones.

*) FAO

La FAO y el Instituto de Estudios Peruanos invitaron a más de 90 expertos a desarrollar 33 documentos que abordan las grandes temáticas que afectan a la región.

¿Cómo será América Latina y el Caribe con dos grados más de temperatura? ¿Cuáles son los nuevos patrones alimentarios en la región? ¿Cuál es la situación actual de las mujeres y de los pueblos indígenas? ¿Cuáles son las tendencias de la migración, de los recursos naturales y del desarrollo territorial? ¿Cómo debe cambiar la agricultura de la región para satisfacer la demanda global de alimentos?.

Esas preguntas -y muchas más- son abordadas por los autores de la Serie 2030 Alimentación, agricultura y desarrollo rural en América Latina y el Caribe, presentada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Instituto del Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

Se trata de una colección de 33 documentos en la que participaron más de 90 expertos y expertas, quienes analizaron a fondo los principales desafíos que enfrenta la región y plantearon formas innovadoras de enfrentarlos.

“Por primera vez en la historia, el grueso de las innovaciones que están afectando el mundo rural están siendo hechas por actores que no están en el mundo rural y que no tienen una relación directa con él. Estamos en un nuevo escenario, totalmente distinto, de transformaciones tecnológicas radicales”, explicó Julio Berdegué, Representante Regional de la FAO, durante la presentación de la Serie 2030.

Según Berdegué, uno de los documentos de la serie destaca que todos los días se inauguran 4 mil startups relacionadas con el sector agrícola en China: “¿Cómo será el futuro agrícola en un mundo de esa naturaleza? Es el momento de volver a replantearnos todas las preguntas relacionadas con el mundo rural y la alimentación”, afirmó.

El desarrollo rural es clave para el futuro de toda la región

Uno de los aspectos claves del mundo rural, destacado por múltiples autores, es la enorme riqueza de la zonas rurales: según el documento Estado y perspectivas de los recursos naturales y los ecosistemas, la región cuenta con un capital natural (tierra, bosques) y recursos no renovables (petróleo, gas y minerales) que contribuyen en un 17% al crecimiento de su riqueza. Es la segunda región global con mayor contribución del capital natural a su riqueza.

El 90% del territorio de América Latina y el Caribe puede ser considerado rural, explica el documento Lo rural y el desarrollo sostenible, un dato contundente que pone en relieve inmediato su importancia. “El sector agrícola es el principal sector exportador de bienes de la región”, explicó Martín Piñeiro, director del Comité de Asuntos Agrícolas del Consejo Argentino de Relaciones Internacionales, en la presentación.

Trabajar con estos territorios es fundamental porque, “de las 169 metas establecidas para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el 78% tienen como escenario, al menos parcialmente, el mundo rural, y 1 de cada 5 metas son exclusiva o fundamentalmente rurales”, como explica el documento resumen de la Serie, Transformación rural: Pensando el futuro de América Latina y el Caribe.

“Lo rural en América Latina y el Caribe tiene importancia planetaria. Nosotros alimentamos a una parte importante del planeta. Pero el mundo rural no sólo es agricultura, minería y bosques, sino que es fundamental para enfrentar el cambio climático y la conservación de la biodiversidad”, explicó Carolina Trivelli, investigadora principal del IEP.

Recursos naturales y cambio climático

La región posee la mayor reserva de suelos arables del mundo (576 millones de hectáreas, equivalente al 30% del total mundial); un 30% de las reservas de agua renovable del planeta; un 25% de los bosques; un 46% de los bosques tropicales; y un 30% de la biodiversidad mundial, explica el trabajo Innovación, agregación de valor y diferenciación, que analiza las estrategias para el sector agroalimentario.

Pero todos estos recursos deben ser utilizados y cuidados a la luz del cambio climático: según la investigación Situación rural de América Latina y el Caribe con 2 grados de calentamiento se proyecta que toda la región sobrepase los dos grados Celsius de aumento de la temperatura promedio alrededor del año 2050.

Cambios en los sistemas alimentarios y desafíos sociales

El documento que analiza los nuevos patrones alimentarios destaca que la mayor cantidad y variedad de alimentos en la región ha permitido reducir exitosamente el número de población subalimentada, pasando de 62,6 a 39,3 millones entre los años 2000 y 2017. “Se trata de una baja que supera en casi cuatro veces el promedio mundial”, según sus autores.

El reverso de este cambio ha sido en la obesidad: “la tasa de sobrepeso en adultos aumentó en más de 20 puntos porcentuales, de un 33,3 a un 57,7%, entre 1975 y 2015. En el mismo periodo, la tasa de obesidad en adultos se triplicó, pasando de 7,8 a 23,6%”, advirtieron.

“Se estiman en 28,5 millones de personas los migrantes originarios de la América Latina y el Caribe, lo que representa un 4,8% de su población total. Desde 1970, el peso de los inmigrantes intrarregionales ha pasado del 24% al 63% del total de los migrantes de la región en 2010”, explicó Fernando Soto-Baquero en el documento Migración y desarrollo rural durante la presentación.

*) La FAO es la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y es la agencia especializada que lidera el esfuerzo internacional para poner fin al hambre. Su objetivo es lograr la seguridad alimentaria para todos y al mismo tiempo garantizar el acceso regular a alimentos suficientes y de buena calidad para llevar una vida activa y sana.

Con más de 194 Estados miembros, la FAO trabaja en más de 130 países. Todos podemos desempeñar un papel importante en la erradicación del hambre y la malnutrición.

En Uruguay, nos enfocamos en apoyar el cumplimiento del Derecho a la Alimentación Adecuada; avanzar hacia un sistema alimentario sostenible; acompañar la intensificación de la producción agropecuaria, reduciendo la brecha entre sectores urbano y rural y preservando los recursos naturales.

Por más información: http://www.fao.org/uruguay

*) Ec. Pablo Broder

 Aun con la persistencia de los ruidos y del estupor por el resultado del acto electoral del 11 de agosto pasado, una de las conclusiones obvias que ha concitado una mayoritaria adhesión, consiste en afirmar que el Gobierno, y en especial el presidente Macri, ha sufrido un duro golpe que ha agravado aún más su ya desgastada imagen en un importante sector de la población.

En este escenario, ante la probable inminencia de la derrota del partido oficial, también vastos sectores sienten y expresan su preocupación, no ya por la partida del actual gobierno, sino por la llegada, una vez más, del populismo que ha conducido al país, casi en su totalidad de los últimos 70 años, a una situación de endémico atraso y postergación.

Resulta inevitable este futuro?.

Para algunos no caben alternativas.

Empero, podría surgir en hipótesis, alguna oportunidad.

Qué pasaría si el presidente Macri renunciara a su candidatura reelectiva y acordara con el Dr. Roberto Lavagna el apoyo a su fórmula.

Podría conformarse así una propuesta con la boleta íntegra de Juntos por el Cambio, a excepción de la actual sección presidencial, reemplazada por la del Dr. Lavagna.

Independientemente de los deseos personales y de las posibilidades legales y fácticas, surgen, en un intento de análisis objetivo, numerosas ventajas ante esta alternativa:

1.Los mercados podrían ceder en su nerviosismo, con lo cual facilitarían el tránsito hasta el acto electoral, y por supuesto, el devenir del futuro gobierno. Las razones: la buena imagen del Dr. Lavagna, y la posibilidad concreta de evitar en un ballotage la amenaza de triunfo kirchnerista

  1. Al desaparecer la postulación del actual presidente, cuya imagen es menor a la de sus otros candidatos para las restantes categorías, mejorarían sensiblemente las posibilidades para éstos, caso Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, gobernadora de la provincia de Buenos Aires, etc.
  1. Se podría factibilizar un futuro parlamento con una composición que evite la concentración de poder en manos de un solo partido.
  1. Sería posible concretar casi de inmediato la propuesta solicitada por el Dr. Lavagna de establecer un programa de gobierno que contemple no sólo la solución o al menos el paliativo de los graves problemas actuales, sino comprometerse a las medidas de fondo que el país requiere inexorablemente, como condición para salir de su atraso histórico, más allá de la prédica distribucionista demagógica.

Está en manos de los candidatos poder reflexionar sobre esta posible alternativa, y en caso de admitir su factibilidad, asumir generosos renunciamientos en aras de un acuerdo como el planteado más arriba.

Buena parte de los argentinos contemplan con no poca angustia la actual circunstancia nacional, y podrían, al observar una desprendida actitud de algunos de sus líderes, lograr un atisbo de esperanza a la visión del futuro que se avecina.

 

*) Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, habiendo realizado cursos de especialización en Economía Moderna en la Universidad Federico Santa María (Valparaíso, Chile).

Fue profesor y miembro del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires; y profesor (en la carrera de postgrado) y director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de la Cuenca del Plata, Corrientes. Argentina.

Presidió la Fundación de la Facultad de Ciencias Económicas, fue miembro del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital Federal, y Secretario General de la Sociedad Internacional para el Desarrollo en Argentina.

Fue Secretario de Programación Económica del “Gabinete de la Oposición” de la Unión Cívica Radical (Comité Nacional). Ha sido el introductor en la Argentina del programa Grameen, siendo a su vez presidente de la Fundación Grameen Argentina y representante honorario para la Argentina y el Paraguay del Profesor Muhammad Yunus, creador del Grameen Bank (el Banco de los Pobres) en el mundo.

Expositor en diversos congresos, nacionales e internacionales, columnista en medios gráficos, radiales y televisivos, es autor de numerosos artículos.

Sus libros: “Fundamentos de la Economía”; “Desarrollo y Estancamiento en el Proceso Económico Argentino”; “La Argentina y el Mundo”; “La convertibilidad en crisis”; “La Argentina de la posconvertibilidad”; “Dos años en la era K”; “Mitos y realidades en la era K” y “El ocaso de la era K”.

Desarrolla su actividad en el ámbito público y privado, como director y asesor de gobiernos locales, empresas e instituciones.

*) Prof. José Luis Corbo 

“De esto resulta que el hombre (el trabajador) sólo se siente libre en sus funciones animales, en el comer, en el beber, engendrar, y todo lo más en aquello que toca a la habitación y el atavío, y en cambio en sus funciones humanas se siente como animal. Lo animal se convierte en lo humano y lo humano en animal” (Marx, K. Manuscritos económico-filosóficos, 1844)

Sería imposible tal vez, definir cuáles son los discursos que más afectan a la educación de hoy. Hemos hablado y hablamos todo el tiempo de muchos de ellos. Entendemos también excesivo el ataque permanente que sobre ella se realiza, acusándola por momentos de cuanto mal nos sucede. No dejaremos de repetir, cual los grandes maestros del tema, que la lucha no es educativa sino política. Porque la educación no dejará nunca de ser el reflejo de las condiciones materiales, estructurales, y las reformas son re-formas porque están hechas, justamente, para no llegar a las estructuras.

Nos interesa hoy particularmente el tema del voluntarismo. Casi que la mayoría de las llamadas propuestas pedagógicas innovadoras se basan en esa idea. ¿Qué dice el voluntarismo? Que cada cual es capaz de lograr aquello que su voluntad disponga, más allá de sus condiciones materiales objetivas. En otras palabras, que el que quiere ser médico o astronauta lo será, aunque su pobreza económica, social y cultural lo limiten y que toda su vida dependerá simplemente de su “voluntad de espíritu”. Una suerte de idealismo hegeliano posmoderno.

Este discurso, de origen idealista, metafísico y reproductivista, arrastra una carga política determinante que, la mayoría de las veces, no se visualiza cuando la propia idea es puesta en práctica. La idea política subyacente del voluntarismo es desligar al gobierno de sus obligaciones con el estado. Es decir, en el entendido de que el gobierno, en sus funciones delegadas por el pueblo, deberá velar por ellos en el uso de su poder concedido, el voluntarismo traslada la obligación a los sujetos y a su voluntad y desmarca al gobierno de sus obligaciones en cuanto a la implementación de políticas sociales en territorio que necesariamente deberían atacar problemas estructurales.

Es decir que el pobre es pobre por culpa de su voluntad, y el gobierno no tiene nada que hacer entonces. Las limitaciones económicas de los sujetos, sus relaciones de trabajo y todo cuanto es parte de la realidad objetiva queda relegado a un segundo plano, porque bastaría con tener voluntad para lograr lo que uno se proponga. Dicho así parece sonar ridículo, pero eso es lo que suena a muchas voces en educación, de boca de los mismos que subliminalmente terminan culpando a los pobres de su pobreza, como si fuera esta entonces un producto de su voluntad.

Aclaramos que entendemos como contradicción absoluta del voluntarismo al estructuralismo, aquella idea de que estamos tan sujetos a las estructuras que no hay escapatoria posible. Entendemos que el estructuralismo es el discurso del desamparo, la idea de que no hay escapatoria.

Lo que queremos decir es que no podemos seguir mintiendo en base a tres o cuatro ejemplos de personas que han triunfado empezando desde cero y que han logrado progresar, haciendo de sus vidas verdaderas odiseas. Lo que decimos es que no queremos más reformas, que queremos llegar de una vez por todas al fondo movilizando la base estructural, terminado con los privilegios de aquellos que entienden que cada uno depende de su voluntad.

Lo cierto es que su propia voluntad -la de los que arman esos discursos- también es dudosa. Porque en la mayoría de los casos, esos que se rasgan las vestiduras con la idea de que el esfuerzo alcanza para lograr los fines, jamás fueron capaces de conocer el esfuerzo verdadero. Justamente porque su base estructural estuvo siempre sólidamente sostenida.

*) Licenciado en Educación Física (ISEF Udelar). Entrenador de fútbol (ISEF-Udelar). Actualmente cursando la Maestría en Didáctica de la Educación Superior (Centro Latinoamericano de Economía Humana).

Director coordinador de Educación Física, del Consejo de Educación Inicial y Primaria/Administración Nacional de Educación Pública. Maldonado-Uruguay.

(ANEP/CEIP). Integrante de la línea “Políticas Educativas y Formación Docente.

Educación Física y Prácticas Educativas”, adscripta al grupo de investigación sobre La Educación Física y su Enseñanza.

*) FAO

Uruguay, socio clave para la FAO por su solidez institucional y desarrollo técnico, renueva su compromiso con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

*) Psic. Manuel Froilán Zavala Ayala

Mientras las muertes por suicidio aumentan sin control por indiferencia, miseria humana, desconocimiento, pacto o miedo… continúan las miradas impotentes, buscando una solución muchas veces hasta mágica; lo concreto es que en muchos reside la “capacidad” de incluir en la temática la sutileza del matiz ante la abrupta presencia de lo “agobiante”.

La complejidad del suicidio no puede leerse como mera relación a lo fáctico actual, sino que esa lectura debe enmarcarse en la perspectiva de la experiencia, es decir, la perspectiva de la conjunción de un evento con las vivencias que a causa de él emergen, las que habrán de determinar su particular coloración subjetiva.

Entre todas las experiencias negativas de fracaso y de límite ocupa un lugar central la situación-límite de la muerte. La muerte suscita un gran interrogante respecto a la existencia humana. Somos una especie consciente de su propia finitud. Lo que estamos haciendo se está muriendo a cada instante.

“El suicida quiere la vida y sólo se halla descontento de las condiciones en las cuales se encuentra. Por eso, al destruir el fenómeno individual, no renuncia en modo alguno a la voluntad de vivir, sino tan sólo a la vida. Él quiere una existencia y una afirmación sin trabas del cuerpo, pero el entrelazamiento de las circunstancias no se lo permite y ello le origina un enorme sufrimiento" (Schopenhauer 1986, Tomo I, §69, p. 541).

Desde un abordaje psicológico, se impone en general el discurso crítico que persigue su prevención. El suicidio no es considerado señal de querer dejar de vivir, por el contrario, resulta ser la manifestación más fehaciente de aceptar y afirmar una vida sin sufrimientos.

Un dolor que se torna intolerable, un sufrimiento que se vivencia como lo absoluto, no puede dejar de generar una necesidad imperiosa de descanso o alivio. Como antítesis del dolor ilimitado sobreviene la avidez vital de la nada. En esta situación límite es posible distinguir una avidez vital de la nada como manifestación pura e inmediata del padecimiento vivenciado, a diferencia de su aspiración que puede estar mediada por reflexiones abstractas.

Podríamos decir que el suicidio es en la mayor parte de las veces una conjunción de ambos fenómenos, es decir, tanto una desesperación por dejarse caer en una nada subjetiva, como un anhelo por alcanzarla. Reconocer el estatus del sufrimiento con que se identifica aquella avidez vital de la nada que puede anteceder un suicidio, ponderando con ello aquella necesidad que puede esconderse tras la "elección" de abandonar la vida. Solo el alma sabe cuan tolerable es este o aquel dolor, y no es uno quien "decide" cuando la necesidad de la nada se ha tornado más vital que la vida misma.

“El suicida rompe su relación con la palabra y toma la decisión de no hablar más. La posibilidad de simbolizar a través del lenguaje es lo que nos hace humanos. Por eso, la ruptura con la palabra implica la ruptura con la vida misma”.

Muchas parecen ser las causas que podemos hipotéticamente suponerle al suicidio; lo cierto es que todas las razones suficientes no resultan ser a menudo fuente veraz de comprensión para quien haya sentido alguna vez compasión por alguien que lo haya cometido.

Creo que muchos hombres que se figuraron, antes de suicidarse, que el cometer dicho acto podría implicar comenzar la existencia de una nueva vida, con más dificultades aún, indiferentes hubieron de pensar en ella, porque fue la propia la que se les tornó insoportable.

A raíz de esto, el suicidio es realizado sin distinción de credo por personas que han sido minadas por alguna tristeza espiritual, independientemente de que ésta tenga una explicación psicopatológica o no. Este hecho me hace pensar que el acto, en estos casos, puede ser antecedido por una reflexión serena y sensata que en silencio, una y otra vez, se torna en un hábito mental que engendra esta avidez vital de la nada. Es verdad que los hábitos mentales son más fuertes que los físicos, pero necesidad no es siempre indicio de una desesperación obvia. Sin embargo, siempre nos quedamos con esto último.

Recuerde: El suicidio es una causa de muerte evitable.

 

*) Doctorando en Psicología, especialidad Clínica (con Habilitación Profesional del MSP). Miembro Honorario en el Área de Negociación Antisecuestro (gerenciamiento de crisis) del Grupo Halcón de la Policía Argentina

Especializaciones en Suicidología: Red Mundial de Suicidiólogos (Representante Nacional hasta el año 2.008); Red Iberoamericana de Suicidiólogos (Argentina).

Miembro de la Asociación Argentina de Salud Mental (AASM), desde el 10 de agosto de 2016.

Ex - Miembro de la Sociedad Mexicana de Tanatología.

Libros publicados: “Suicidio Infanto-Juvenil” - Cómo reconocer las Señales de Advertencia (Editorial Arandura. Año 2006); “El Suicidio - Un grito silente (Imprenta Tradinco. Año 2017). Disertante en múltiples eventos en varios países.

*) Prof. José Luis Corbo

“Ilusionistas los políticos que, como cantaba Fígaro, fingen ignorar lo que saben y saber lo que ignoran, se encierran con dobles puertas para meditar sobre el periódico, fingen ser profundos cuando están vacíos, pagan a los traidores cuando interceptan las cartas, y luego tratan de ocultar la bajeza de los medios bajo la nobleza de los propósitos” (Gramsci, S.1917)

Los Sofistas fueron grandes personajes de la antigua Grecia que cobraron su mayor relevancia luego de finalizadas las guerras persas. Se presentaban como una suerte de maestros que todos lo saben, de esos que parecen capaces de enseñar cualquier disciplina, y cobraban muy bien por hacerlo. Su principal virtud era preparar a los individuos en el arte de la oratoria. En definitiva, enseñaban a argumentar.

Platón odiaba los sofistas. Pensaba que lo que hacían era tan peligroso que era probable que cualquier comerciante -llámese ahora empresario- lograra acceder al poder político sólo en base al don de la oratoria y sin ningún tipo de solidez en los argumentos. Porque, en definitiva, desde la perspectiva de los sofistas, no importaba el objeto analizado ni el propio análisis, sino la capacidad comunicativa y argumentativa del interlocutor.

--------------------------------------------------------------------------------------------------

Los períodos preelectorales reviven los fuegos de eternos debates sobre diversos campos que se configuran en relación con las formas en que se defina el poder simbólico de dichos campos. Para el caso del campo de la educación, por ejemplo y en la actualidad, cada vez son más los agentes que son parte de él y que ostentan ese poder. Agentes propiamente educativos, agentes económicos/corporativos, agentes políticos, agentes sociológicos, psicológicos y tantos otros presuntamente inusitados, que logran hacerse presentes en la disputa.

En estos períodos de vorágine propagandística, escuchamos de forma permanente y hasta agobiante, a las mismas personas hablando de cosas muy diferentes. Muchas de esas cosas no parecen estar ni remotamente vinculadas, pero eso no aparenta importar a los oradores políticos ni a sus seguidores. Lo peligroso es que todos esos políticos que parecen tener el don de “hablar bien”, también parecen estar en lo cierto sobre lo que aseveran con una convicción tal que no solo convencen, sino que habilitan a sus fanáticos a una posible reproducción de sus afirmaciones. Afirmaciones muchas veces burdas en la medida en que se profundice en su análisis.

Como decíamos, y en relación con la educación, cada agente político que analiza la actualidad educativa, lo hará desde una perspectiva particular que estará vinculada, en la mayoría de los casos, al campo original de trabajo y eventual formación al que pertenece. Es así como entonces, un economista planteará que debemos educar para el mercado, un empresario que debemos educar para brindar servicios, y tantos otros ejemplos como se nos ocurran.

El hecho es que los campos, si bien se pueden diferenciar para su análisis teórico, poseen autonomía relativa, no son compartimientos estancos. Sus agentes pertenecen a otros campos que serán primarios o secundarios en virtud del sentido de pertenencia de dicho agente. Es así como, tal como expresábamos más arriba y siguiendo con el ejemplo, un agente del campo de la economía podrá vincularse también al campo de la educación y ostentará entonces, también, el poder simbólico de ese segundo campo.

Lo cierto es que la pertenencia al campo, espacio de realidad objetiva, estructurada y estructurante, construye en lo sujetos formas de pensar y de hacer que serán el reflejo de dicho campo. Cada persona, desde la perspectiva de Bourdieu, es constructora/construcción de habitus. Es decir que las formas de pensar y de hacer del sujeto serán el reflejo del lugar que ocupe en la lucha por el/los poder/es en disputa en el/los campo/s al/a los que pertenece/n.

Es entonces como parece poco probable, que un agente perteneciente al campo de la economía abandone su habitus de economista al momento de vincularse al campo de la educación. Es imposible que un dirigente empresarial dueño de empresas prestadoras de servicios se “convierta” a la pedagogía y deje de lado sus intereses originales para ingresar al campo educativo. Porque, como decíamos más arriba, las ideas no nacen por sí mismas, nacen de una realidad objetiva y estructurada por el campo original de pertenencia.

Hoy no tenemos sofistas propiamente dichos, pero estamos rodeados de grandes oradores. Cada uno encuentra un giro diferente y atractivo sobre su discurso, pero ese discurso esconde el valor objetivo del campo al que pertenece. Es así como todos los agentes políticos hablan de educación con propuestas mágicas, pero ninguno de ellos pertenece al campo de la educación. Son simples oradores cargados de contenidos huecos, del sinsentido del educar que, en un intento por “arrimar agua para su molino”, son la voz del lugar al que realmente pertenecen y al que defienden, siempre, protegiendo los intereses de un determinado sector. 

Finalmente, tenía razón Platón. Es peligroso enseñar a argumentar.

*) Licenciado en Educación Física (ISEF Udelar). Entrenador de fútbol (ISEF-Udelar). Actualmente cursando la Maestría en Didáctica de la Educación Superior (Centro Latinoamericano de Economía Humana).

Director coordinador de Educación Física, del Consejo de Educación Inicial y Primaria/Administración Nacional de Educación Pública. Maldonado-Uruguay.

(ANEP/CEIP). Integrante de la línea “Políticas Educativas y Formación Docente.

Educación Física y Prácticas Educativas”, adscripta al grupo de investigación sobre La Educación Física y su Enseñanza.

*) Psic. Manuel Froilán Zavala Ayala

 

En los últimos años, la sociedad ha comenzado a entrar a la dinámica de un fenómeno que se le conoce como estrés social. Es una tensión que ha alcanzado directa o indirectamente a cada ciudadano. Aunque no pareciera, esos factores han afectado la forma de convivencia entre los ciudadanos y llevado a la gente a sentir una especie de enojo, una sensación de engaño, que no le permite llevar una vida normal.

El estrés social, como tal, parte de una tensión que vive el individuo derivado de sus relaciones interpersonales y su contexto social. Involucra a muchos factores; por ejemplo: problemas con el trabajo, crianza de los hijos, la educación, el sexo y la socialización, la drogadicción, narcotráfico, inmigración, la presión de grupos e inclusive la falta de atención por parte de las autoridades. Cuando tu vida corre peligro desde el planteamiento emocional o social se genera estrés social.

No existe confianza en las autoridades, eso genera un mayor trauma social y tienen un impacto que se da de una manera envolvente (Bauman). Este trauma social genera cómo una especie de bola de nieve que nos aplasta y nos afecta porque finalmente es algo que impacta terriblemente en nuestras vidas y nos está haciendo daño. Aunque el tema de la violencia no nos toque directamente, nos genera miedo.

El hecho de ver a un conocido, al amigo, al vecino ser víctima de asalto o secuestro, nos genera esa sensación de miedo e incertidumbre. Todas estas cosas generan en la gente una serie de consecuencias; les está generando tremenda ansiedad, porque hay un desconocimiento respecto de a qué nos estamos enfrentando.

Se habla de la falta de trabajo, despidos laborales masivos, inseguridad alimentaria, crisis en el sistema de salud, inseguridad y violencia, así como falta de liquidez económica.

Vivimos en una sociedad estresada. El estrés es sufrimiento. El estrés tiene momentos: alarma, resistencia y agotamiento. Es la relación entre cargas vs. resistencias personales. El estresado vive preocupado. Presenta síntomas como por ejemplo: dolor de cabeza, fiebre, dolor de estómago, falta de aire, insomnio, acidez, cambios de conducta, entre otros.

La sociedad actual está estresada y con justa razón.

Uno dice es malo… pero en su justa medida es un mecanismo de defensa… ¿por qué? Porque el estrés pone a la psiquis y el cuerpo en tensión para responder a una situación peligrosa. Ahora, cuando este mecanismo que está disponible para ser utilizado muy de vez en cuando vos lo tenés todo el día, no hay psiquis que resista. Cuando vos le impones a la psiquis más tensión de la que puede soportar durante mucho tiempo, lo más probable es que se quiebre, que se quiebre por el lado de que en algún momento va a tener que descargar ese exceso de tensión.

Si existen personas que saben que mañana van a comer y que van a poder pagar la  luz, etc., están igual inquietos; imagínate la persona que no sabe cómo va a pasar mañana, que no sabe cómo va a responder mañana… imagínate algo tan sencillo como es el  pedido de un hijo… tiene los zapatos rotos y no le puedo comprar otro… te imaginas la frustración que se siente, la sensación de ser mal padre, de no estar a la altura… frustración aparece y genera enojo. La frustración es una emoción que aparece cuando vos sentís que te mereces algo y no te lo dan o no lo podés conseguir.

Ahora, existen personas frustradas que ante estas situaciones responden de manera diferente, porque ante esa molestia o ese enojo generado, tiene los mecanismos psíquicos para hacerse cargo de lo que le corresponde.

Donde está la necesidad no hay lugar para la reflexión, especialmente en momentos de crisis, es sano cuando alguien tiene autocritica, el poder de análisis personal y la madurez para hacerse cargo de la parte que le corresponde.

LAS CRISIS DESPEJAN EL TERRITORIO DE QUIEN ESTA Y QUIEN NO ESTÁ

“La vida cotidiana está alejada de la realización”

Estamos en un momento cambiante, de cambios no rápidos, sino acelerados. Con nuevas formas y situaciones sociales. Como dice Zygmunt Bauman, de un nuevo “orden líquido contemporáneo”. Donde el mundo, nuestro mundo se ha vuelto extremadamente complejo, difícil, arriesgado y peligroso.

Todo esto representa un estado que afecta globalmente al individuo, generando un estado crónico de tensión y de agobio. Hemos pasado de una cierta situación de solidez, donde todo o casi todo se mantenía dentro de unas constantes o parámetros ya establecidos, a un estado de constantes vaivenes o cambios.

“Vivimos ante la sensación de caminar sobre una superficie tambaleante”. Todo esto, ha llevado a una situación de crisis actual, a un estado de fragilidad y de indefinición que nos afecta a todos en diferentes modos y aspectos de nuestras vidas. Nos hemos vuelto o nos estamos volviendo extremadamente frágiles y fácilmente insatisfactorios.

 

*) Doctorando en Psicología, especialidad Clínica (con Habilitación Profesional del MSP). Miembro Honorario en el Área de Negociación Antisecuestro (gerenciamiento de crisis) del Grupo Halcón de la Policía Argentina

Especializaciones en Suicidología: Red Mundial de Suicidiólogos (Representante Nacional hasta el año 2.008); Red Iberoamericana de Suicidiólogos (Argentina).

Miembro de la Asociación Argentina de Salud Mental (AASM), desde el 10 de agosto de 2016.

Ex - Miembro de la Sociedad Mexicana de Tanatología.

Libros publicados: “Suicidio Infanto-Juvenil” - Cómo reconocer las Señales de Advertencia (Editorial Arandura. Año 2006); “El Suicidio - Un grito silente (Imprenta Tradinco. Año 2017). Disertante en múltiples eventos en varios países.